Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook

Información.

Año: 640
Mes:
Augusto
Época:
Primavera.

~General~
Paz General. La última crisis, causada por Servant el Demonio, fué resuelta gracias al valor de esos ebrios en los que nadie creyó cuando partieron de Amakna.

~Astrub~
El acceso vuelve a estar disponible para la ciudad, y a toda persona que entre se le regala una buena cerveza, cortesía del buen Tek.
Estado actual: Reconstrucción calmada de los daños recibidos en la ciudad. Los habitantes canturrean alegremente y se ponen al día con los sucesos.

~Amakna~
Paz general.
Estado Actual: Los tiempos de cosecha se acercan por los pastizales, y a buena hora, pues las personas ansían comer un tazón de avena sin temer que un Demonio lunático les robe el Alma.

~Bonta~
Paz general. Las obras han acabado y Bonta vuelve a estar totalmente operativa.
Estado Actual: Los ciudadanos ya caminan calmadamente sus calles, y el comercio se reanuda con gran fuerza. La temporada de Jalabol comienza y los equipos se preparan para los torneos.

~Brakmar~
Reparaciones, todo habitante con brazos y piernas ilesas debe colaborar con la reconstrucción de Brakmar. Quién se niegue recibe un latigazo y un envío a los calabozos, que han quedado intactos.
Estado Actual: Las personas regresan a la ciudad tras haber sido evacuadas. Muchos admiran la hermosa decoración que el Demonio dejó en el centro. Se oye gritar al líder de las tropas Brakmarianos todos los días, sin alegría alguna.

Mejores posteadores


    [Solitario] ¡Iré por tí!

    Comparte
    avatar
    Miyumi
    Feca - Rango 1 -Pastor
    Feca - Rango 1 -Pastor

    Mensajes : 57
    Fecha de inscripción : 10/07/2012
    Edad : 18

    Ficha
    Raza: Feca
    Primera habilidad: Fire Bending - Novata
    Segunda habilidad: Herencia de las Estrellas

    [Solitario] ¡Iré por tí!

    Mensaje por Miyumi el Lun 17 Jun 2013, 4:36 pm

    Spoiler:

    Ya amanecía cuando abrió los ojos nuevamente.
    “¿Qué pasó…?” Se preguntó en su mente mientras frotaba sus ojos y estiraba un brazo. Se hallaba ahora en un carro tirado por dragopavos, en dirección a Astrub, y notó como habían cruzado hace poco las murallas del castillo de Allister. Vio la paja que le había servido para dormir por un segundo, y entonces todo volvió a su mente.
     
    - ¡El Templo…! – Eclamó mirando hacia el camino.

    Tras huir, vió como varios bworks enfuresidos, del mismo color, rebuscaban en los restos del templo. No sabía si alguno de sus conocidos había logrado huir con ella. Tras ello solo corrió y se ocultó en ese mismo carro, donde le ganaron el sueño y el cansancio.
     
    - ¿Quiénes rayos eran….? – Apretó el puño con fuerza, furiosa consigo misma por no ahcer algo como sus profesores – Tsk… - Bufó al recordarlos.

    Tras unos minutos, ya habían avanzado un largo trayecto. El dueño del carro seguramente sabía de ella, pero no había dicho nada. “Qué hago ahora…?” Pensó, para luego imaginar la reacción de Yuriko si la encontrase, su cara de molestia fue instantánea. Pero entonces, pensando sobre las cosas del Templo que se habían perdido, el recuerdo fugaz de un libro incompleto cruzó su memoria.
     
    “Algunos Fecas que marcaron la historia” era su título, y entre sus páginas hablaba sobre varias personalidades del Mundo de los Doce, de clase Feca, que con sus proezas habían dejado un recuerdo permanente en el mundo. Algunos no eran del todo buenos, y uno en especial le había llamado la atención. “Zhamal Wharomaru” era, y contaba cómo su vida hizo un cambio brusco según el conocimiento público “De héroe en entrenamiento a demonio, responsable de las catástrofes de Bonta y Brakmar”. Su nombre retumbó en su mente un buen rato, hasta que las últimas palabras del Profesor Locuaz le hicieron ver la verdad. “¡¡Huye, Zhamal!!”.
     
    - Zhamal… - Meditó. Sus ojos se abrieron como platos al instante. La memoria de su madre abandonando su casa en busca de su padre volvió al instante – No será… que…
     
    El carro se detuvo abruptamente y el dueño del mismo bajó, dirigiéndose hacia Miyumi.
     
    - Jovencita, hemos llegado a Astrub – Le habló – Por tus ropas sé de dónde vienes y te he permitido quedarte para que estés a salvo, pero aquí ya no puedes ir allí, las normas de Importación de la ciudad me prohíben llevar criaturas vivas aquí atrás – Rió levemente, notando entonces su shock - Ehm... ¿Estás bien?
     
    - A-Ah… si ¡Si! – Dijo bajándose rápidamente – Perdone las molestias ¿Dijo que estamos en Astrub?
     
    - Así es, pequeña ¿Estarás bien a partir de aquí? – Preguntó algo preocupado.
     
    - ¿Estar bien…? – Dijo ella, con la maraña de recuerdos que aún tenía en su cabeza. Solo una cosa le quedó clara - ¡Por supuesto, estaré bien! – Sonrió, con determinación - ¡Muchas gracias por el aventón, señor! – Saludó entonces con la mano comenzando a correr al instante.
     
    “Sé que debo hacer ahora…” pensó con la mirada fija en la Estatua Feca “¡Si no es ahora, no será nunca…!” dobló en una esquina, buscando el camino con la estatua asomando de entre los edificios. “¡¡Iré por ti!!” se dijo a sí misma con fuerza, para acto seguido dar un gran salto que la acercó a la estatua de la diosa, permitiéndole tocarla con su mano.

    Un fulgor dorado la bañó entonces, y en ese mismo instante fue llevada hacia Incarnam.

      Fecha y hora actual: Vie 15 Dic 2017, 7:26 am