Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook

Información.

Año: 640
Mes:
Augusto
Época:
Primavera.

~General~
Paz General. La última crisis, causada por Servant el Demonio, fué resuelta gracias al valor de esos ebrios en los que nadie creyó cuando partieron de Amakna.

~Astrub~
El acceso vuelve a estar disponible para la ciudad, y a toda persona que entre se le regala una buena cerveza, cortesía del buen Tek.
Estado actual: Reconstrucción calmada de los daños recibidos en la ciudad. Los habitantes canturrean alegremente y se ponen al día con los sucesos.

~Amakna~
Paz general.
Estado Actual: Los tiempos de cosecha se acercan por los pastizales, y a buena hora, pues las personas ansían comer un tazón de avena sin temer que un Demonio lunático les robe el Alma.

~Bonta~
Paz general. Las obras han acabado y Bonta vuelve a estar totalmente operativa.
Estado Actual: Los ciudadanos ya caminan calmadamente sus calles, y el comercio se reanuda con gran fuerza. La temporada de Jalabol comienza y los equipos se preparan para los torneos.

~Brakmar~
Reparaciones, todo habitante con brazos y piernas ilesas debe colaborar con la reconstrucción de Brakmar. Quién se niegue recibe un latigazo y un envío a los calabozos, que han quedado intactos.
Estado Actual: Las personas regresan a la ciudad tras haber sido evacuadas. Muchos admiran la hermosa decoración que el Demonio dejó en el centro. Se oye gritar al líder de las tropas Brakmarianos todos los días, sin alegría alguna.

Mejores posteadores


    [Solitario] Dan "La Parca"

    Comparte
    avatar
    Dan
    Anutrof - Rango 2 - Minero
    Anutrof - Rango 2 - Minero

    Mensajes : 133
    Fecha de inscripción : 12/08/2011
    Edad : 85

    Ficha
    Raza: Anutrof
    Primera habilidad: Simbiosis Perfecta
    Segunda habilidad: Sombras Líquidas

    [Solitario] Dan "La Parca"

    Mensaje por Dan el Sáb 19 Mayo 2012, 1:03 am

    Del camino sombrío, una figura montada en un dragopavo oscuro se adentraba a un pueblo devastado, maltrecho; a su ves, un pequeño grupo de bworks observaban a una distancia considerable aquel viajero montado, sabían bien que el poseía algo de valor, puesto que los bolsos de viaje atados a la silla de la montura, resonaban metálicamente a cada trote...
    Al hacerse ciertos gruñidos, se separaron preparando una emboscada, más al momento de salir corriendo hacia el hombre, éste ante sus ojos desapareció sin explicación para sus pequeñas mentes...

    Del suelo una grieta se abrió ante el peso del viajero, el pavo, y las bolsas llenas de objetos; haciéndole caer de la montura, girando su cabeza a su alrededor pudo notar un ambiente tétrico y oscuro, con algunas setas luminosas creciendo por los muros, de lo que parecía un túnel natural.

    -Emma, ¿estas bien? -dijo viendo a la montura un poco aturdida por la caída- será mejor salir de aquí caminando, no estas en posición de montar un jinete...

    Conforme caminaba Dan, el viajero, pensaba en qué lugar podría ser, tal vez una ruta de escape de los antiguos habitantes de las ruinas, la ultima personas o ser que caminó por los túneles, o incluso si murió buscando algún tesoro, o dejando con su cadáver carcomido por los insectos, algunas monedas o joyería de valor. Esto y más pasaba por su mente cuando repentinamente sintió una presencia extraña; juntando sus manos y cerrando sus ojos, una serie de huesos empezó a materializarse, uniéndose y formando una guadaña. Siguió el camino más ahora a su alrededor se sentía diferente, era más húmedo y fresco.

    -¿Estas bien Emma? -al decirle esto al pavo, ésta forzándose emite un sonido intentando calmar a su dueño- Espero y pronto salgamos, llevamos una hora aquí, verás que pronto llegaremos a Brakmar...

    El túnel por fín terminaba y la sorpresa de Dan fue ver un inmenso Bosque Semi-muerto a un punto desconocido de las cercanías de Gisul. Un lago al centro, a su alrededor arboles sin hojas, más no del todo secos, y conforme mas lejos del lago, los árboles se veían más y más muertos. Un sendero daba al centro, a simple vista solo un par de kilómetros se recorre y viendo el estado de la montura Dan decidió ir para que su montura bebiera.

    A las lejanías un ente sentía como se adentraban a sus dominios; sin más moviéndose ágilmente, entre las ramas se desplazaba avanzando rápidamente y llegando hacia el sendero donde logró observar como un hombre avanzaba hacia el lago central. Se adelantó haciendo caer una rama, creando un sonido el cual alarmó al hombre, y volvió la vista rápidamente, siendo este el momento oportuno para seguir adelante sin ser vista la criatura...

    -¿Que habrá causado eso? -se dijo mientras se acercaba a la rama, la cual contenía un poco de pelo de un color platinado- debo estar atento ahora más que nunca...


    El camino siguió hasta llegar al lago, donde "Emma" pudo descansar. Dan estaba atento a cualquier cambio a su alrededor, y en un momento de exploración cercana pudo ver en el suelo una linda muñeca, la recogió y entre sus dedos le sacudió de un soplido la tierra, y con movimientos certeros y un ojo experto, valuó la calidad de la muñeca.

    -Fibra textil suave y resistente -se decía sin quitarle el ojo- ojos de botones brakmarianos, hilo casero de cáñamo, y relleno de lana de jefe de guerra jalató, sin duda una muñeca muy única, fácil podría valer tanto como un par de alianzas de bodas, si se encuentra al comprador correcto...

    Mientras hablaba Dan, el otro ser salió de entre los árboles, y caminando lentamente se fue acercando al lago captando así su atención. Era de estatura baja, de piel morena, cabello largo de un color platinado, caminaba sensualmente sin portar prenda alguna sobre su piel. El hombre no pudo apartar la mirada ante aquella mujer que dándole la espalda se agachó y juntó agua entre sus manos para así beber. Terminó se puso de pie y girando su rostro dejó ver sus ojos verdes...

    -¡Por Anutrof! -dijo anonadado- ¿acaso mis ojos me engañan?

    Al instante lo mujer caminó tan rápido que, su cabello ondulante le hacía ver como un espectro huyendo hacia el bosque. Quedando solo aquel hombre, impactado ante lo que vio, se dejó caer al suelo y volvió la vista ante aquella muñeca de sus manos...


    Spoiler:

    -Una Sadida.. -se murmullo, y después exclamó con sonrisa en boca- ¡Y una muy linda!


    Habían pasado varias horas de aquel encuentro, el Anutrof había dejado descansar a su montura mientras él seguía buscando con grán curiosidad; caminando pudo ver un poderoso árbol de corteza gris, sin hojas, y de cada retorcida rama hilos colganndo como si una arakna hubiese marcado su territorio, al final de aquellos hijos pequeñas muñecas de diferentes tamaños estaban atadas, observando fríamente hacia un punto del tronco, un hueco de un metro de diametro hubicado bajo una rama firme a una altura media alta.
    La curiosidad lo guió hasta entrar, subió lentamente, introduciendo primero sus pies despues el torso y al final la cabeza y manos. Al entrar sintió una caída medio alta, la oscuridad se empezó a discipar, y el interior del tronco mágicamente empezó a expandirse hasta donde la vista ya no podía llegar.

    -¿Pero qué demonios? ¿Qué es esto?
    -Debiste haberte marchado -resonó fuertemente- Este lugar no es para mortales...

    Una nube de vapor negro, como el humo empezó a emerger del suelo y compactandos en el aire, tomando forma, hasta que visiblemente una silueta de mujer empezó a divisarse, haciendose física aquella sadida de horas atrás...

    -Ahora dime, ¿que quieres de mi? -habló la sadida.
    -Na-nada
    -¿Por que has venido a mis dominios? ¡Vamos, habla!
    -¡No tengo por que contarte nada! -al instanté se materializó la enorme guadaña.
    -Entonces, así será... -bajando su mirada, siendo su cabello un manto que recubre su rostro

    Dan alza la guadaña, y corriendo rapidamente los dos metros que los separaban, y embistiendo el filo sobre el hombro izquierdo de ella queda asombrado: Es como si golpease con una espada de madera un árbol. Levantó la guadaña y acertando golpes de igual modo vé que es inutil, ella no se inmuta ni por el golpe, no recibe ni una herida.
    Sin más empieza a canalizar su energía y liberando el líquido negro de su guadaña empieza atransformarse en la parca, todo mientras la Sadida, oberva cada movimiento del individuo, el cual rapidamente desaparece y reparece a una distancia considerable, alza su guadaña la cual empezó a ensobrecerse y emprendió una carrera hacia ella, al llegar asestá el "Corte Mortal", el cual de igual modo no la inmutó.
    Ella, alzando la mirada toma la guadaña suavemente, de un ligero movimiento patea el estomago de dan, siendo él lanzado tres metros y por su puesto separado de su guadaña...

    -Con que esto es tu poder -le dijo la sadida- ¿Qué sucedería si esto se esfumara?
    -Me gustaría ver que lo intentaras -le dijo con tono burlesco.

    Al instante una llamarada de color azul oscuro recubió la guadaña, carbonizandola, para despues caer hecha cenizas, asombrando a Dan, el cual aun tenía su modo "parca". Rápidamente, con la velocidad con que la vio escapar en el lago, ella se posiciona tras el, como un espectro, y olfateando lentamente dió un salto atrás asombrada.

    -¡TU! -le dijo señalandole- ¡Tu bebiste mi pócima! ¿De donde conseguiste esa pócima?
    -¿De qué me hablas? -dijo reaccionado ante tal aparición- ¿Cual pócima?
    -¡Tu has bebido mi pócima de Juventud!
    -¿¡De que me hablas, arpía!?
    -Tu hueles a mi sangre, mi sangre...
    -¿¡Tu eres "Muñequera"!?
    -La misma... -camina un poco hacia atrás, se sienta y le observa pensativa.
    - Eh... So-Soy Dan...
    -Bien bien, "Dan", solo una persona de gran poder pudo quitarle la receta a Puricca, pero... Pero tu no mostraste tanto poder como para haberle dañado....
    -¿Qué o quién es Puricca?
    -¿No le conoces? entonces... ¿Donde conseguiste esa receta y mi sangre? Solo Puricca la tenía...
    -Un hombre en Astrub, el mago de Zo, el obtuvo aquel material para la pócima, de un viajero el cual debía una enorme cantidad de dinero a Allister. Tengo entendido que ese viajero vendió todo para pagar su deuda, y después se marcho hacia el oeste con un gato...
    -Ese es Puricca... Pero a todo esto ¿Como obtuviste esa pócima?
    -Pues negocié con el mago de Zo, tan bien lo hice que ni tube que pagar na...
    -La robaste -dijo tajantemente.
    -¿Pues que puedo decir?
    -Bien, ladrón, ya que veo un poco tu tienes muchas agallas, robar una pócima, viajar, terminar en Gisul y en mis dominios, solo un imbécil lo haría, alguien como Puricca -en su rostro se dibujó una leve sonrisa para sí- pero en fin debes irte de aquí o te mataré ¿entiendes?
    -Si, pero -dijo muy persuasivamente- no hay salida en este lugar, y si me voy de aquí no sobreviviré, has destruido mi Guadaña, espera ¿Como pudiste destruirla? -se dijo ya atónito al darse cuenta de lo ocurrido- Mi guadaña es indestructible ¿Como fue eso?
    -je, esa guadaña tiene la esencia de la muerte, solo el elemento oscuro puede destruirlo con facilidad... -se puso de pie y observó la expresión interrogante de Dan- ¿Que no sabes manejar la sombra de los elementos?
    -No...
    -Has usado la Guadaña de la parca y no sabes manejar la sombra del elemento, que patético, bien no tengo más que decir, ¡ahora vete de mis dominios!
    -¡Espera! Tu, pareces una persona muy sabia... yo... ¡Quiero que me entrenes, quiero aprender a usar eso que llamaste "Sombra de los elementos"!
    -¡Ja! Mortal, ¿Crees poder dominar alguno?
    -Yo creo, además tu creíste que yo le dominaba, eso es por algo...
    -Ja! bien bien, pero hay una cosa, en mi entrenamiento podrás morir, si sobrevives considérate afortunado...
    Por cierto -se acercó lentamente a Dan y le acaricia parte del traje sobre el hombro- Esto es... un especie de simbionte ¿sabes?
    -¿De que me hablas? ¿de mi traje?
    -Si, esto es un ser vivo que se conecta al usuario para poder mantenerse vivo, usa el wakfu de quien se adhiere para alimentar su vida y así mantener su condición, a cambio el ofrece su poder para su portador...

    Tras terminar de hablar, La Muñequera coloca su palma sobre la espalda de Dan, y aquel traje empezó a perder forma, creando burbujas y deformidades que fueron atrapando la mano de la Sadida, perdiendo terreno sobre el cuerpo de dan, el Simbionte empieza a recubrir el brazo, después el hombro y todo el cuerpo de la Sadida, creando una especie de leotardo ajustado.

    -Ahora éste amiguito se alimenta del Stasis que emana mi ser, esto le proveerá una actitud más activa, puede alimentarse tambien del Wakfu de tu ser... -al instante todo el leotardo empieza a cambiar de forma a una armadura, endureciéndose en un color blanco, para después dejar caer el liquido hacia el suelo, cobrando más masa y formando un látigo- Creo que esto te será muy útil a ti...

    Dan queda asombrado, atónito al no saber el verdadero poder que tenía en manos. Al instante la Muñequera azotó a Dan con el látigo para reírse después, antes de reaccionar el látigo empezó a transformarse en una espada de esgrima, después una espada de doble filo, una lanza y aquella guadaña que antes habían desintegrado, todo mientras la Bruja veía con placer el cambio de forma...

    -Ahora Dan, es hora de irnos -dijo mientras caminaba hacia una puerta que apareció a lo lejos del lugar- tu entrenamiento comienza hoy...

      Fecha y hora actual: Sáb 23 Sep 2017, 3:05 pm