Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook

Información.

Año: 640
Mes:
Augusto
Época:
Primavera.

~General~
Paz General. La última crisis, causada por Servant el Demonio, fué resuelta gracias al valor de esos ebrios en los que nadie creyó cuando partieron de Amakna.

~Astrub~
El acceso vuelve a estar disponible para la ciudad, y a toda persona que entre se le regala una buena cerveza, cortesía del buen Tek.
Estado actual: Reconstrucción calmada de los daños recibidos en la ciudad. Los habitantes canturrean alegremente y se ponen al día con los sucesos.

~Amakna~
Paz general.
Estado Actual: Los tiempos de cosecha se acercan por los pastizales, y a buena hora, pues las personas ansían comer un tazón de avena sin temer que un Demonio lunático les robe el Alma.

~Bonta~
Paz general. Las obras han acabado y Bonta vuelve a estar totalmente operativa.
Estado Actual: Los ciudadanos ya caminan calmadamente sus calles, y el comercio se reanuda con gran fuerza. La temporada de Jalabol comienza y los equipos se preparan para los torneos.

~Brakmar~
Reparaciones, todo habitante con brazos y piernas ilesas debe colaborar con la reconstrucción de Brakmar. Quién se niegue recibe un latigazo y un envío a los calabozos, que han quedado intactos.
Estado Actual: Las personas regresan a la ciudad tras haber sido evacuadas. Muchos admiran la hermosa decoración que el Demonio dejó en el centro. Se oye gritar al líder de las tropas Brakmarianos todos los días, sin alegría alguna.

Mejores posteadores


    [Relato] [externo a dofus]El Combate, El Duelo

    Comparte

    Sondeo

    ¿que nombre es mejor?

    [ 0 ]
    0% [0%] 
    [ 3 ]
    100% [100%] 

    Votos Totales: 3
    avatar
    Dan
    Anutrof - Rango 2 - Minero
    Anutrof - Rango 2 - Minero

    Mensajes : 133
    Fecha de inscripción : 12/08/2011
    Edad : 84

    Ficha
    Raza: Anutrof
    Primera habilidad: Simbiosis Perfecta
    Segunda habilidad: Sombras Líquidas

    [Relato] [externo a dofus]El Combate, El Duelo

    Mensaje por Dan el Jue 08 Mar 2012, 5:04 pm

    He de contarte lo que vi, recuerdo como sucedió aquella noche, el cielo despejado, la luna estaba menguando en ese entonces y su brillo platinado bañaba las frías arenas, un frío viento seco sopló alzando aquellas finas partículas y dando la sensación de que el mismo espíritu del desierto estaba dando la espalda a aquel hombre, tenía heridas abiertas a causa del filo de los sables cortos de aquella misteriosa figura que perseguía, hasta la fecha no entiendo ¿Por qué buscó enfrentarse? ¿Por qué quiso tomar su espada y lanzarse a las garras de la muerte? Si que fue un hombre afortunado pues cualquiera con un poco de cordura se hubiese retractado.

    “Esta es mi batalla, no puedes entender” fue lo ultimo que me dijo antes de salir al encuentro, y en efecto no pude lograr entrar en su razón extraña, el por que deseaba aferrarse a la muerte de igual forma que a la vida, parecía que nada le importase. No vi batalla tan fiera que derramara tanta sangre de dos hombres como esa, un corte al pecho, una estocada al costado derecho, una patada en las rodillas y un corte diagonal en un brazo, uno perdió media mano izquierda y el otro la visibilidad de un ojo, esto solo podría describirse de una forma: Masacre.


    -¿Por qué me dices eso? –le pregunté a aquel hombre que sosteniendo una espada me miraba a los ojos.
    -Por una sola razón, Valher –dijo alzando la mirada al cielo- por que esta noche me recuerda aquel suceso de mi niñez, la luna que mengua, el frío de la noche, la arena platinada por la luz…
    -¿Y ya entendiste por que aquellos dos pelearon?
    -Si –le dijo seriamente- por que el corazón de un guerrero se ve tal y cual es frente a los ojos de un rival, aquel que se aprecia y estima, aquel que luchó a tu lado y está dispuesto a morir, ese guerrero que con solo una espada o un arma logró llegar más allá al igual que tu, aquel hombre o mujer que no ve su espada como un arma cualquiera, sino como una extensión del mismo ser, solo con el merece pelear frente a ti tanto como tu contra el.
    -Ya veo… ¿Entonces estas listo?
    -Desde hace mucho tiempo, Mahok, desde hace mucho tiempo…

    Así fue como los dos se lanzaron al combate, sin armaduras y de pies descubiertos, en sus manos una espada simple de un solo filo, la luz de la hoguera iluminaba un poco. Debían ser rápidos para esquivar, y letales para embestir.
    El fuego de sus corazones irradiaba, y el fulgor del alma se expresaba en su mirar, no era odio, no era venganza, era pasión… Pasión por la batalla entre dos amigos. Valher se lanzó fuertemente sobre Mahok para embestirlo con su hombro, pero la esquiva fue rápida e inminente, que el corte que logró causarle en la muñeca donde sostenía la espada, fuese tan doloroso que se liberó del agarre de aquel guerrero su espada. Valher rápidamente bajó y de una potente patada lo lanzo a más de un metro y medio, tomando su espada con la mano izquierda.

    -Bien, esto no será Justo –exclamó Mahok- Para estar iguales usaré mi mano izquierda como tu.

    Como todo guerrero sabe, la espada debe dominarse sobre ambas manos, y el honor de estos dos combatientes era tal que nadie debía estar en desventaja.
    El combate se alargó por una eterna hora, ambos estaban maltrechos, heridas en el pecho y espalda, en los hombros, cortes en el rostro; la sangre cubría una gran área de la arena, y mucha de la arena estaba adherida al cuerpo cortado de los guerreros, estaban nuevamente frente a frente retomando el aliento mientras sus miradas seguían más fulgurantes que de un inicio.


    -¿Código Cero? –Dijo Valher Sorniente.
    -Código cero –reafirmo Mahok.





    Ambos lanzaron sus armas lo más lejos posible. El código Cero es el código inicial del guerrero del desierto, el cual si ambos combatientes lo proclaman, están dispuestos a pelear mano a mano hasta terminar el combate, y así fue. Mahok se lanzo ferozmente sobre Valher, el cual corría contra su oponente. Fue un choque total, un solo golpe dieron ambos, uno golpeó sobre el vientre y otro sobre el Rostro, haciendo que ambos cayeran sobre la arena exhaustos. Mahok fue el único que se levantó, cubriendo su rostro del dolor de aquel golpe, observó a su contrincante vencido, caminó por las armas de ambos, se acercó a Valher y cruzando las dos espadas hacia la luna lanzó un grito de victoria. Lanzó ambas espadas y tomando en brazos al otro guerrero lo llevó hacia la aldea para buscar quien los sanara…

      Fecha y hora actual: Vie 23 Jun 2017, 9:15 pm