Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook

Información.

Año: 640
Mes:
Augusto
Época:
Primavera.

~General~
Paz General. La última crisis, causada por Servant el Demonio, fué resuelta gracias al valor de esos ebrios en los que nadie creyó cuando partieron de Amakna.

~Astrub~
El acceso vuelve a estar disponible para la ciudad, y a toda persona que entre se le regala una buena cerveza, cortesía del buen Tek.
Estado actual: Reconstrucción calmada de los daños recibidos en la ciudad. Los habitantes canturrean alegremente y se ponen al día con los sucesos.

~Amakna~
Paz general.
Estado Actual: Los tiempos de cosecha se acercan por los pastizales, y a buena hora, pues las personas ansían comer un tazón de avena sin temer que un Demonio lunático les robe el Alma.

~Bonta~
Paz general. Las obras han acabado y Bonta vuelve a estar totalmente operativa.
Estado Actual: Los ciudadanos ya caminan calmadamente sus calles, y el comercio se reanuda con gran fuerza. La temporada de Jalabol comienza y los equipos se preparan para los torneos.

~Brakmar~
Reparaciones, todo habitante con brazos y piernas ilesas debe colaborar con la reconstrucción de Brakmar. Quién se niegue recibe un latigazo y un envío a los calabozos, que han quedado intactos.
Estado Actual: Las personas regresan a la ciudad tras haber sido evacuadas. Muchos admiran la hermosa decoración que el Demonio dejó en el centro. Se oye gritar al líder de las tropas Brakmarianos todos los días, sin alegría alguna.

Mejores posteadores


    [RP] Las Piedras Lunares

    Comparte
    avatar
    Oathkeeper
    Yopuka - Rango 3 - Guerrero
    Yopuka - Rango 3 - Guerrero

    Mensajes : 244
    Fecha de inscripción : 07/12/2010
    Edad : 26
    Localización : Astrub

    Ficha
    Raza: Yopuka
    Primera habilidad: Espadachín de Yopuka
    Segunda habilidad: No Shinrei Gurē

    [RP] Las Piedras Lunares

    Mensaje por Oathkeeper el Mar 07 Feb 2012, 9:40 pm

    El Maestro Akao

    Era una soleada mañana, la luz del sol se reflejaba sobre el océano como un espejo, la vegetación muy suavemente bailaba al sonar del refrescante viento que había, y el cielo era un hermoso lienzo pintado de azul. Era una mañana que inspiraba esperanza y alegría en cualquier ser que la presenciara.

    Sobresaliendo del relieve base de Amakna, se encontraba la Montaña de los Crujidores habitada por esos impresionantes colosos, productos de una muy curiosa recolección de rocas, unidas con lo que parecía magia... Pero estos seres no eran los únicos que habitaban esta zona.

    A las orillas de un río formado por una sucesión de pequeñas cascadas, se encontraba una casa, de aspecto de dojo, con un techo de madera y paredes blancas, y con una entrada formada por una escalera. En su jardín, se encontraban dos discípulos de Yopuka, uno era un hombre mayor, alrededor de los 40 años, con una túnica negra de bordes azules que le llegaba a la mitad de la pierna y unos pantalones negros; y el otro era un niño de 13 años, portando una pequeña túnica negra de bordes blancos y pantalones grises (su vestimenta de hecho era la misma del señor, solo que con colores diferentes).

    Oathkeeper: *cough* *cough*.... ¿Hasta cuando seguiremos Maestro...? - dijo el niño, sumamente exhausto, con mucha dificultad, se encontraba de pie; apoyando los brazos en sus rodillas y con una espada de madera al lado de sus pies.

    Akao: Seguiremos hasta que yo diga Oath, aguanta - el maestro no parecía inmutarse ante el cansancio del alumno, su nivel de exigencia era sobrehumanamente alto, en especial hablando de un niño. Empuñó su espada de madera y se puso en posición para atacar - Continuemos, tienes que poder detener mi ataque.

    Oathkeeper: Entendido... - a pesar de que su cuerpo le estaba diciendo lo contrario, el chico tomo la espada que estaba en sus pies y con dificultad se puso en posición para bloquear el ataque.

    El entrenamiento consistía en fortalecer la técnica de bloqueo de Oath. Akao se lanzó rápidamente hacia Oath con un ataque lateral con su espada, al cual Oath logró reaccionar y bloquear; el maestro continuó con un corte descendente, al cual logró responder de apenas; pero luego el Maestro prosiguió a dar un último golpe de nuevo lateral, al cual el alumno no pudo responder, y le dió de lleno en el costado del cuerpo.

    Oathkeeper: Argh! - el golpe fue muy fuerte, el chico cayó al suelo ahi mismo, soltando la espada y sujetándose fuertemente el área afectada. Entre quejas por el dolor (ya que ese no fue el primer golpe que le había dado, y de lejos había sido el más fuerte), le dijo - Disculpe.... *cough* Si me da otra oportunidad podré hacerlo... Por favor...- comenzó a levantarse muy lentamente, con su Maestro justo al frente de él, viéndolo desde arriba.

    Akao: ...... Terminamos - el Maestro se dirigió al santuario que se encontraba en una esquina del jardín en el que estaban entrenando, dejando al niño adolorido en el suelo. Una vez llegó a él, se sentó y se sirvió una taza del té de Liz Blanco que tanto le gustaba.

    Oathkeeper: D-Demonios... Otra vez no pude... - pensó con deshonra el niño, mientras se levantaba con una mano sujetando el costado y con la mano libre agarró la espada y, con mucha dificultad y lentitud, comenzó a caminar hacia al santuario donde se encontraba su Maestro. Al llegar, mirando al suelo dijo - Lo... Lo lamento mucho Maestro Akao... - con la dificultad que no desaparecía, de hecho, todavía le costaba un poco mantenerse en pie.

    Akao: ... Siéntate Oath - acto seguido, el Maestro sirvió otra taza de té, la cual ofreció a Oath cuando se sentó. Oath lentamente la aceptó y comenzó a tomarla, mientras se escuchaba los cantos de los pájaros y las consecutivas cascadas sonando. El maestro terminó su taza, y mientras se servía otra taza, le dijo al herido pupilo - Mucha gente dice que las limitaciones te las impone tu cuerpo... ¿Qué piensas de eso? - preguntó tomando un sorbo de su recien servido té.

    Oathkeeper: Yo... pienso que se equivocan - dijo mirando al suelo.

    Akao: Ah si...? ¿Y por qué lo dices? - preguntó con curiosidad.

    Oathkeeper: Todas las limitaciones que uno puede llegar a tener... son impuestas por la mente, nada más que eso... Incluso un lobo herido puede enfrentarse a un enfurecido jabalí - dijo mirando al vacío, sintiéndose lentamente atraido por la corriente del rio, que emitía sonidos angelicales provenientes de las cascadas.

    Akao: Haha... - soltó una muy invisible y vacía risa, lo cual ocasionó que Oath volteara y lo mirara confundido - Deja esas cosas para pensar cuando seas mayor, no va para chicos de tu edad - dijo con los ojos cerrados y una leve sonrisa.

    Oathkeeper: Maestro, de que habla?! - dijo más confundido el niño, al parecer se sentía un poco ofendido por aquel comentario.

    El ambiente de árduo trabajo había desaparecido y desembocó en una formal conversación Maestro-Aprendiz...
    avatar
    Oathkeeper
    Yopuka - Rango 3 - Guerrero
    Yopuka - Rango 3 - Guerrero

    Mensajes : 244
    Fecha de inscripción : 07/12/2010
    Edad : 26
    Localización : Astrub

    Ficha
    Raza: Yopuka
    Primera habilidad: Espadachín de Yopuka
    Segunda habilidad: No Shinrei Gurē

    Re: [RP] Las Piedras Lunares

    Mensaje por Oathkeeper el Sáb 03 Mar 2012, 7:35 pm

    Encrucijada al Atardecer

    Más tarde en ese día, cerca del atardecer, se encontraban preparándose los dos Yopukas dentro de la casa para una excursión de entrenamiento.

    Akao: Oath, tienes las vendas? - preguntó, guardando una toalla en su bolso, seguido de una botella de agua.

    Oathkeeper: Si, aquí están! - exlamó el chico, levantando el brazo con las vendas en la mano, las cuales prosiguió a guardar en su propia mochila - ¿Iremos a la misma zona de la última vez Maestro? - preguntó, mientras pensaba que espada tomar; todavía no tenía una propia debido a una serie de muy extraños accidentes que ocurrían en la fabricación de su propia espada.

    Akao: No, tomaremos una ruta diferente esta vez; los crujidores son un poco más fuertes, asi que ve con cuidado - cerró su bolso de color blanco y se lo guindó en el hombro - ¿Estás listo?

    Oathkeeper: No se preocupe, no bajaré la guardia - dijo decidido mientras finalmente tomaba una espada y la guardaba en su funda, para luego colocarla en su cintura - Estoy listo - tomó su mochila y se levantó de la mesa.

    Akao: Muy bien, sígueme - mientras salía, tomó su desgastada espada en su funda unicolor blanca y la cargó en la mano mientras salía de la casa, seguido por Oath.

    Comenzaron a ir en contra de la corriente del rio que pasaba al lado de su casa. Mientras caminaban, podían observar en ocasiones, a sus alrededores, a grupos de Crujidores rondando en el área.

    Oathkeeper: Maestro Akao, puedo hacerle una pregunta? - dijo con calma el chico, caminando un poco atrás de su Maestro.

    Akao: Adelante - dijo sin voltear el señor.

    Oathkeeper: ¿Por qué pone a alguien tan inexperimentado en el combate como yo a pelear con criaturas como los Crujidores...? - preguntó, para luego voltear a un gran crujidor que tumbó un árbol mientras caminaba. Al escuchar el Maestro se detuvo, lo cual hizo que Oath frenara rápidamente para chocar con él. Volteó y le respondió.

    Akao: Has, o no, podido vencerlos en lo que llevas de entrenamiento? - preguntó de vuelta, con una seria expresión.

    Oathkeeper: ¡! - el niño Yopuka se sorprendió por aquella respuesta - Pues... bajo las enseñanzas del Maestro Akao, he podido vencer a varios Crujidores ya... - pensó, fijándose en ese hecho que nunca había considerado - ¿Y no pensó en algún momento ponerme a entrenar en Incarnam?

    Akao: Hmph, es una pérdida de tiempo - comenzó a continuar caminando, y Oath comenzó a seguirlo rápidamente para no quedarse atrás - Las personas que entrenan en zonas menores como Incarnam son aquellas que aprenden y se valen por si mismos, aventureros intrépidos que no buscan a un Maestro para refinar sus habilidades - había un árbol tirado en el camino, el Maestro lo pasó por encima de un salto, y Oath lo hizo con unos dos saltos, luego prosiguió - Si puedes hacer a estos Crujidores tus muñecos de entrenamiento, te volverás alguien muy fuerte. Confía en mí - dijo con determinación a su alumno.

    Oathkeeper: Comprendo... - dijo con una invisible voz Oath - Asi que esa es la razón tras tan duro entrenamiento - acórdanse al entrenamiento de hace días en el cual terminó rendido en el suelo con un inmenso dolor en el abdomen.

    Al cabo de unas 2 horas de caminar, el Maestro Akao y Oathkeeper llegaron a la zona de entrenamiento de ese día.

    Akao: Llegamos - dijo deteniéndose el hombre.

    Oathkeeper: Vaya... - se sentó en el suelo cansado, sus piernas parecía que fueran a explotar, el Maestro solo le dejó tomar dos descansos durante el viaje - Maestro, qué tiene de especial esta area? - preguntó mirando a su Maestro, que se encontraba inspeccionando sus alrededores.

    Akao: Sé de un grupo curioso de Crujidores de estas montañas que emigran de una esquina a otra, lo hacen cada 3 meses. Su ruta de emigración debería ser esta - dijo con calma.

    Oathkeeper: ¡! ¿No estará...?! - dijo con sospechas alarmantes el niño - ... ¿Cuando se supone que van a emigrar? - dijo poniéndose de pie, quitándose la tierra de encima.

    Akao: ... Hoy.

    Oathkeeper: Hm... ¿Cúanto falta?

    ... En medio del silencio formado después de esa pregunta, se podía comenzar a sentir unas fuertes vibraciones; era como un terremoto, pero se notaba que no lo era, los estruendos seguían cierto ritmo. Cada vez se hacían mas fuertes, unos árboles comenzaron a caerse al norte del llano abierto en donde estaban Akao y Oath, los cuales voltearon a esa dirección.
    avatar
    Oathkeeper
    Yopuka - Rango 3 - Guerrero
    Yopuka - Rango 3 - Guerrero

    Mensajes : 244
    Fecha de inscripción : 07/12/2010
    Edad : 26
    Localización : Astrub

    Ficha
    Raza: Yopuka
    Primera habilidad: Espadachín de Yopuka
    Segunda habilidad: No Shinrei Gurē

    Re: [RP] Las Piedras Lunares

    Mensaje por Oathkeeper el Dom 04 Mar 2012, 3:07 pm

    El Espadachín Lunar vs Colosos Mágicos

    Las temblores se hicieron increiblemente fuertes, parecía que aquellas vibraciones iban a partir el suelo en dos... Pero de un momento a otro, los temblores fueron lo de menos... Cuando de los árboles restantes sobresalían unos temerarios Colosos de Piedra, estaban claro, eran los Crujidores que Akao estaba esperando.

    Akao: Ahí están - dijo llevando su mano derecha a su espada, lentamente desenfundándola.

    Oath se levantó del suelo, a pesar de tener 13 años, su mirada parecía las de un halcón asesino; era como si le hubiera entrado una sed de sangre. Desenfundó su espada y se quedó esperándolos al lado de su Maestro.

    Akao: Hmph, este chico se pone extraño cuando se avecina una pelea. No duda en sus habilidades, no importa quien sea su oponente - pensó, mirando a Oath a su lado con aquella mirada fría.

    Los crujidores finalmente se hicieron visibles, derribando la última fila de árboles que quedaban entre ellos y los espadachines. Los colosos, al ver a los espadachines, se abalanzaron sobre ellos.

    Akao: Suerte, recuerda el entrenamiento - el Maestro echó un gran salto hacia atrás, aterrizando sobre una piedra sobresaliente a unos 10 metros de donde estaba Oath.

    Oathkeeper: Entendido Maestro - respondió mientras su Maestro tomaba distancia para dejar a Oath solo en su tarea. Los primeros tres crujidores de la oleada que se avecinaba iban a aplastarlo al mismo tiempo - No puedo responder a un ataque de tres crujidores al mismo tiempo, tomaré distancia - pensó rápidamente, para luego echar un salto hacia su lado derecho, esquivando los ataques de los crujidores. Los crujidores reaccionaban lento al movimiento del joven Yopuka, el cual se avecinó a uno de forma veloz - Salto! - El niño hizo un gran salto para quedar al frente de su cabeza, momento en el que hizo un corte lateral que cortó su cabeza en 2.

    Akao: Los crujidores son seres hechos de piedras mágicamente adheridas unas de otras, para un espadachín común, el único punto en el que podrías hacer daño es en el punto donde las extremidades brotan, como el hombro, la cintura o el cuello. Sin embargo, en ese caso el crujidor no sufriría; en cambio, si cortas directamente las rocas que lo forman... - analizó el Maestro a distancia. Al finalizar esa oración, el crujidor cuya cabeza fue cortada a la mitad por Oath se desmoronó como una pila de cartas de poker empujadas por el viento.

    Oathkeeper: Uno - al tocar el suelo, tomó distancia nuevamente para esquivar un puñetazo del otro crujidor. El coloso golpeó fuertemente el suelo, lo cual mandó una grieta que se alargó hasta llegar al punto donde estaba Oath - Salto! - esquivo caer en la grieta que se formó a sus pies saltando, cayendo encima de la cabeza del crujidor que lanzó el ataque... Usando su espada para detener la caída, cortando la cabeza de este segundo crujidor en 2 también - Dos...! - tomó su espada y se bajó ágilmente del crujidor, el cual se desplomó al suelo - Los crujidores no tienen un sistema nervioso como los humanos, por lo cual no tienen "cerebro", actúan por instinto. Ese instinto proviene de su núcleo de magia, que se encuentra en la cabeza y en el torso - mientras analizaba esto, un crujidor lanzó una veloz roca a su dirección - ¡Demonios...! - se lanzó hacia un lado, cayendo de costado, esquivando muy a medias. Cuando comenzó a observar sus alrededores, notó que prácticamente se encontraba rodeado por los crujidores - No está pintando bien... ¿Cómo puedo alejarme de ellos estando así...?! - pensó mientras se levantaba y empuñaba su espada.

    Repentinamente, un brusco soplido de viento impactó en los presentes. Oath cerró sus ojos en ese momento.

    Oathkeeper: Qué... ¿Qué fue eso...? - abriendo sus ojos de nuevo - Cómo..?! - al abrirlos, vió como todos las piedras que conformaban a los crujidores se desplomaban al suelo. Alguien le dió una suave palmada en el hombro, se trataba de Akao.

    Akao: Lo estabas haciendo bien, pero no dejes que te acorralen así, mantén un ojo en el campo de batalla también - le dijo al chico, mientras alzaba su espada, la cual reflejaba el sol.

    Oathkeeper: Como siempre... Esa espada es hermosa... - la espada del Maestro Akao era delgada, con un filo perfecto y un acabado puntiagudo. Tenía inscrita la frase "Final Moon" al principio de la hoja - El movimiento de esa espada fue lo que causó ese viento... Los acabó a todos en un segundo - pensó sorprendido el pupilo.

    Los crujidores que seguían llegando se notaban enfurecidos, y comenzaron a acercarse a los Yopukas.

    Akao: Bueno, tú te encargarás de un grupo, y yo de otro. ¿Preparado?

    Oathkeeper: Listo.

    Akao: Estos crujidores... Algo va a salir mal si esto sigue así... - pensó el Maestro, en lo que le pasó a Oath pudo observar que estos crujidores eran más hábiles de lo normal.

    Un crujidor echó un gran salto que hizo temblar el suelo, para caer encima de Akao. El Maestro en una fracción de segundo saltó a la derecha, y el Crujidor terminó sin aplastar nada. Akao repentinamente pasó a través del Crujidor y terminó del otro lado de este. En ese momento, Akao cortó al crujidor por la mitad. Otro crujidor se acercó por detrás y lanzó un puñetazo a él. Akao saltó en ese momento y pasó encima de la cabeza del crujidor en un arco, cortando su cabeza en ese momento.

    Akao: Son veloces... ¡! - una oleada como de 6 crujidores venía de frente contra Akao, no iba a poder esquivarlos a todos o derrotarlos en ese segundo.

    ... Akao flexionó las rodillas, extendió su brazo izquierda hacia adelante, y su brazo derecho (en el cual sostenía su espada) lo pusó detrás de su espalda.

    Oathkeeper: Cortó la mano de un crujidor que intentó golpearlo, y luego hizo un corte ascendente cortando el torso del crujidor. Al aterrizar en el suelo, volteó a su Maestro y lo vió tomando esa posición - ...!! Va a...! - sabía que significaba esa pose.

    Akao: ....... Luna Creciente .......

    La palabra "Moon" de la espada emitió una luz turquesa, una explosión de viento emanó de Akao, y fue el final de ese combate...
    avatar
    Oathkeeper
    Yopuka - Rango 3 - Guerrero
    Yopuka - Rango 3 - Guerrero

    Mensajes : 244
    Fecha de inscripción : 07/12/2010
    Edad : 26
    Localización : Astrub

    Ficha
    Raza: Yopuka
    Primera habilidad: Espadachín de Yopuka
    Segunda habilidad: No Shinrei Gurē

    Re: [RP] Las Piedras Lunares

    Mensaje por Oathkeeper el Lun 05 Mar 2012, 5:55 pm

    Aqui nos separamos...

    La explosión de viento que provinó de Akao terminó tumbando unos árboles que se encontraban débiles por los estruendos de parte de los crujidores, y la explosión de viento de antes.

    Oath se había tapado la cara con el brazo cuando vió la luz turquesa proveniente de la espada. Bajándolo, dijo:

    Oathkeeper: Como siempre... increible - contemplando aquella escena. Unos crujidores estaban tirados en el suelo, otros se habían desmoronado, era como una ilusión. Un pequeño cráter quedó en el lugar donde Akao estaba, probablemente producto de esa explosión de viento. Un último crujidor cayó, y atrás de este, se encontraba Akao - Puede que nunca entienda como funciona ese ataque... - dijo el chico, para rápidamente voltear a la izquierda y ver a un crujidor lanzarle un puñetazo. Oath lo esquivó con un salto antes del golpe - Los estruendos por tus pisadas hacen fácil verte venir - dijo con decisión mientras caía sobre su cabeza. Apretó fuertemente el puño, canalizando su energía - Presión! - le propinó un puñetazo directo en la corona de la cabeza, atravesándolo por completo. Luego se bajó de la cabeza y le dió una fuerte patada en el torso mientras caía - Con ese ya son seis... - pensó, mientras seguía manteniendo un ojo en sus alrededores.

    De la nada, una enorme roca fue lanzada desde el interior de los árboles hacia Oath. El joven Yopuka rapidamente se agachó, y la piedra terminó volando por encima de él, estrellándose con una montaña que estaba atrás de ellos.

    Oathkeeper: Y ahora... de donde vino eso...? - pensó, mientras respiraba forzadamente por el susto que le dió aquel ataque.

    Tumbando los árboles restantes salió un Crujidor de piedras rojas. Tenía una gema negra en la frente, la cual emitia una luz del mismo color. Siguiéndolo, habían otros crujidores.

    Oathkeeper: ¿Qué.... es eso Maestro...? - preguntó sorprendido el chico.

    Akao: Igual me pregunto... De este si que no sabía nada. Con cuidado Oath, podría sorprendernos - dijo tomando guardia.

    Oathkeeper: Se levantó quitándose el polvo de encima, y tomando su espada, tomando posición también - Entendido - dijo friamente, mientras prestaba atención a aquella gema en la frente del crujidor.

    El Crujidor flexionó sus rodillas, como si fuera a echar un salto.

    Akao: Ahi viene...!

    ... Pero no fue asi, en vez de ser un salto vertical hacia arriba, fue muy rapidamente para su tamaño hacia los espadachines, agitando su brazo en ese momento.

    Akao logró saltar fuera de la area a tiempo, pero cuando Oath lo iba a hacer, lo golpeó antes de poder echar el salto, mandándolo unos 4 metros por el aire. Cayó malherido al suelo de espalda, con unos moretones en la cara y tosiendo un poco de sangre.

    Akao: Oath! - exclamó el Maestro al ver a su alumno asi. El Crujidor rojo corrió velozmente a Akao y le lanzó un puñetazo. Pero en vez de esquivarlo, Akao puso su espada en el camino, y canalizando su energía, cortó la mano del crujidor en dos, el cual se alejó sorprendido por aquel final. Akao se preparaba para saltar hacia él y terminarlo, pero algo lo hizo dudar, y se quedó en su lugar.

    Oath se encontraba intentando levantarse, y logró ponerse de rodillas y levantar la mirada al crujidor - Que... movimientos son esos...? - dijo con dificultad - ¿M...Maestro...? ¿Por qué se quedó quieto...? - se le notaba preocupado.

    El crujidor se abalanzó al Maestro, embistiéndolo y estrellándolo contra una roca. Akao se desplomó al suelo, herido de una manera similar a Oath. Otros crujidores luego lo agarraron con la mano y lo estrellaron nuevamente contra el suelo, como si quisieran rematarlo, pero claramente no estaba muerto.

    Oathkeeper: No...!! ¿Qué hace...? - intentó gritar, pero las fuerzas no le daban para mucho. Por alguna extraña razón, el crujidor de la gema Negra tomó al Maestro Akao, y se fue caminando del lugar, con todos los demás crujidores siguiéndole - ¿Qué... está pasando..? *cough *cough* - tosió un poco más de sangre y la visión comenzó a nublársele - Demonios, no.... - estiró su brazo como si intentara detenerlos, pero le era imposible, aun si de hecho los podía alcanzar - Maestro... - su brazo cayó rendido al suelo, al igual que el resto de su cuerpo; el sol ya se había ido, el cielo se veía algo naranja todavía - ...A.... Akao... - en contra de su voluntad, cayó inconsciente, siendo el único restante en el campo de batalla, rodeado por varias piedras tiradas en el suelo, con una nube de polvo pasando por encima de él...



    - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

    (En alguna habitación oscura...)

    ???: ...... Ha..! A ver si aprendes algo...
    avatar
    Oathkeeper
    Yopuka - Rango 3 - Guerrero
    Yopuka - Rango 3 - Guerrero

    Mensajes : 244
    Fecha de inscripción : 07/12/2010
    Edad : 26
    Localización : Astrub

    Ficha
    Raza: Yopuka
    Primera habilidad: Espadachín de Yopuka
    Segunda habilidad: No Shinrei Gurē

    Re: [RP] Las Piedras Lunares

    Mensaje por Oathkeeper el Vie 16 Mar 2012, 11:42 pm

    Despertar del Deshonor

    La Luna, la figura que era la base, observaba cual centinela el resultado de la batalla. Ya se había hecho de noche, algunos crujidores rondaban el área, pero ninguna cerca de donde ocurrió lo más trágico para cierto chico.

    En el medio del campo de batalla, cubierto de rocas sin vida esparcidas por el suelo y cráteres ocasionados por las pisadas de los crujidores; se hallaba el chico Yopuka, malherido, con un poco de sangre brotándole de la boca.

    Lentamente comenzó a recobrar conciencia.

    Oathkeeper: Ugh... *cough* - tosió una vez más, para luego abrir claramente los ojos y ver el resultado del fracaso de su combate. El Maestro Akao se había ido, y Oath había sido dejado atrás. Su ahora ronca voz sono de nuevo - Maestro... ¿P-Por qué...? - apretó el puño, para luego apoyarse en él e intentar levantarse, logrando ponerse de rodillas - Debo... alcanzarlos... - era obvio que no estaba pensando con claridad en ese momento, y parece que su cuerpo se lo expresó, dejando de ejercer fuerza en sus extremidades, cayendo de cara al suelo nuevamente. Respiraba de manera algo agitada, el embestida del crujidor de la gema negro lo dejó en mal estado, sin duda alguna. La vista comenzaba a nublársele de nuevo - N-No...! No t-tengo tiempo para... esto...! - intentó moverse de nuevo, pero no pudo. Lo último que captaron sus oidos antes de caer fue unas voces atrás de él.

    ???:
    M-Mira! Hay un chico tirado ahi! - dijo una voz algo aguda, podría tratarse de una mujer, cerca de los 30 años - Cariño, vamos a ayudarlo!

    ???: No te das cuenta?! Ni siquiera podemos tocarlo, recuerdas? - respondió de vuelta una voz grave, sería un hombre de la misma edad que la mujer de antes - Quisiera ayudarlo, pero no podemos... - hizo una pausa; pero de la nada se alarmó por algo - H-Hey, te dije que no puedes....

    ...... Fue lo último que logró escuchar....


    - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
    Oathkeeper: .... Argh... - Oath lentamente fue abriendo los ojos, con una queja por un dolor de cabeza que tenía. Podía escuchar el sonido crujiente de la madera que era envuelta por un fuego; al abrir más los ojos, estaba al frente de una fogata, era de noche.

    ???:
    O-Oye...! Querida, abrió los ojos! - dijo una voz grave, de hecho, era la misma voz que Oath escuchó al quedar inconsciente nuevamente en el campo de batalla. Era un señor de estatura media, con un pelo salvaje color marrón, ojos negros, una camisa color azul de mangas blancas; unos pantalones sencillos color negro y unos zapatos de cuero del mismo color de su cabello. Sin embargo, había algo sin duda alguna pecualiar de él... era transparente, y todo su cuerpo era de un ligero color turquesa; los colores de su ropa de hecho se mezclaban con este color turquesa.

    ???: En serio?! - una mujer se acercó corriendo a Oath, poniéndose al frente de cara, inspeccionándolo. Era una mujer de estatura un poco más baja que el señor, pelo largo y liso color negro recogido al final en una cola de caballo con una cinta roja, ojos ligeramente verdes, una blusa color verde y una falda que llegaba a las rodillas. Tenía un par de alas de hada en su espalda. Llevaba unas sandalias elegantes color azul... Ella también se veía transparente y con el tono turquesa en su cuerpo - ¿Cómo te sientes?! Algo te duele?! Me ves bien?! - bombardeó con preguntas a Oath mientras lo inspeccionaba, se le notaba sumamente preocupada.

    Oathkeeper: ¿Qué...?! - al percatarse claramente de esa naturaleza transparente de las dos personas que estaban con él, se alejó arrastrándose por el piso de la mujer que revisaba sus heridas - Ustedes... son espíritus correcto? - preguntó con serenidad el chico. Él siempre ha podido ver espíritus, y nadie sabe porque, es un don inexplicable y natural.

    Hombre: H-Hey! Un momento...! Acaso tú... de verdad nos ves? - preguntó con sorpresa el hombre.

    Oathkeeper:
    Asi es - al responder a su pregunta, un dolor invadió su hombro derecho, lo cual hizo que el chico se tirara al suelo, quejándose por el dolor - Argh...!

    Mujer: Ves?! Tenías que haberme dejado revisarte bien! - se acercó al chico corriendo, para luego arrodillarse para ponerse a su altura. Puso su mano derecha sobre su hombro, y la mano izquierda la puso en su frente - Palabra Sanadora... - sus manos emitieron una luz carmesí, sanando el dolor de su herida. Al terminar de brillar, la retiró de la zona afectada y agarró la mano de Oath con cariño - Te encuentras bien? Por favor no te muevas... - preguntó con el mismo cariño que su voz emitía.

    Oathkeeper: S-Si... Muchas gracias - hizo una pequeña reverencia, y luego se acostó en una roca que estaba cerca de ellos - De acuerdo... Podrían decirme quienes son ustedes y que me ha pasado? - preguntó con cortesía el muchacho, agarrándose el hombro derecho con la mano izquierda.

    Stan: Mi nombre es Stan Levik, soy un alquimista de Amakna. Soy un feca - respondió con amabilidad el señor, terminando con una reverencia con la cabeza al chico.

    Lyn:
    Me llamo Lyn Levik, soy una doctora, no sé si notaste que soy una aniripsa - dijo con una amable sonrisa, acompañado de un aleteo de sus alas de hada - Somos esposos - dijo volteando y mirando con una sonrisa a Stan - ¿Cómo te llamas tú hijo?

    Oathkeeper: Oath....keeper - dijo algo dudoso y hasta nervioso el chico... Nunca había tenido la oportunidad de socializar con gente asi, ha vivido toda su vida encerrado con el Maestro Akao en estas montañas - Y entonces... ¿qué me pasó? ¿Por qué estoy aqui con ustedes?

    Stan: Estábamos vagando por estas montañas, admirando el paisaje nocturno con las estrellas y todo, cuando de la nada, te encontramos tirado y muy malherido en el suelo de un llano abierto, parece que te luchaste con algunos crujidores, me sorprende bastante que hayas terminado asi y no muerto mi amigo, muy impresionante - expresó impresionado el señor, para luego tomar una pausa y proseguir - Cuando nos dimos cuenta de que podíamos tocarte, aun siendo espíritus, mi esposa y yo comenzamos a cuidarte, llevas un día entero dormido - rió el hombre al final.

    Lyn:
    Me tenías muy preocupada... - dijo la señora mirando al suelo. Luego de un breve silencio, levantó la mirada - Terminaste con el hombro derecho un poco fracturado, y serios moretones por el resto del cuerpo... No pude aplicar una curación completa porque no puedo utilizar utensilios en esta forma - dijo mirándose las manos transparentes - Asi que, tuve que limitarme a curarte con mis hechizos, toma más tiempo, pero a fin y al cabo, es efectivo - sonrió la señora.

    Stan:
    Usando mi hechizo de fuego pude hacer esta fogata, a pesar de ser espíritus la calidez se sigue sintiendo - dijo con una expresión refrescada en el rostro, mientras extendía sus brazos hacia la fogata para calentarse un poco más - Y... ¿qué hacías ahi Oath?

    Oathkeeper: Yo.... estaba entrenando con mi Maestro - Stan y Lyn echaron un pequeño suspiro al oir esto - Unos crujidores muy extraños aparecieron, y me dejaron en ese estado. Luego ellos.... se llevaron a mi Maestro - apretó el puño fuertemente, mientras recordaba como practicamente Akao se dejaba golpear por los crujidores, algo estaba planeando - Yo tengo que buscarlo... Es la forma que tengo para pagar por mi fracaso... - dijo con inferioridad, mirando al suelo.

    Stan: Vaya... Ya veo - dijo con un tono de voz bajo - Bueno, ¿te importa si te ayudamos? - sonrió entusiasmado el hombre.

    La cara de Oath se iluminó, sorprendido por aquella proposición...
    avatar
    Oathkeeper
    Yopuka - Rango 3 - Guerrero
    Yopuka - Rango 3 - Guerrero

    Mensajes : 244
    Fecha de inscripción : 07/12/2010
    Edad : 26
    Localización : Astrub

    Ficha
    Raza: Yopuka
    Primera habilidad: Espadachín de Yopuka
    Segunda habilidad: No Shinrei Gurē

    Re: [RP] Las Piedras Lunares

    Mensaje por Oathkeeper el Dom 10 Mar 2013, 12:46 am

    El Viaje a la Mutación

    Stan, el hombre espíritu, le había ofrecido a Oath su ayuda en el rescate de su maestro.

    Oathkeeper: .... - Oath lo miró con sorpresa al principio, pero luego cambió a una mirada vacía de desconfianza. Que debía esperar, después de haber vivido sin contacto alguno con el mundo exterior - Yo... no puedo confiar algo tan importante... como esto a alguien que acabo de conocer - dijo con un tono serio, intentando ignorar y cubrir las dificultades para hablar que los dolores en su cuerpo le estaban causando.

    Stan se sorprendió a aquella respuesta, ya que se esperaba algo más... alegre - Oye... Puede que si seas fuerte, pero como vas a rescatarlo de los que te dejaron en ese estado? - le aclaró, con un tono algo paternal.

    Oathkeeper: ¿Cómo podrían ayudarme? - le interrumpió al Feca de forma repentina y directa, poniéndose de pie en el proceso - Son espíritus... No pueden interactuar con este mundo, lo más que pueden hacer es utilizar hechizos que no afectan a nadie - dijo con una crudeza el herido chico, mientras miraba el suelo. Sentía que habían lastimado su orgullo al tenerle lástima, ofreciéndole ayuda que, al fin y al cabo, era inútil.

    Lyn: Espera... ¡Pero creo que en tu caso especial si podemos ayudarte! - dijo con emoción la mujer. El humor que desprendía era similar al de una cariñosa madre - Por ese... don especial que tienes tú para comunicarte con espíritus, podemos ayudarte con nuestra magia! - al terminar, señaló a Stan - Mi esposo, como Feca que es, te puede proteger con sus escudos y pociones de alquimia... - y luego se apuntó a ella misma - ...y yo puedo curarte! Justo como he estado haciendo hasta ahora!

    Oath, que estaba mirando al suelo, reaccionó a lo que decía la aniripsa. Era una gran verdad lo que decía. Esto hizo que se sintiera avergonzado de si mismo, por dejarse distraer tanto por lo que pasaba que no se dió cuenta de algo asi.

    Stan: Lyn tiene razón; déjanos ayudarte! - añadió, para luego acercarse a Oath y extenderle la mano, poniendo una amistosa sonrisa.

    Oathkeeper: Yo... - duda... era lo que pasaba por su corazón... Pero encima de ser un espadachín y Yopuka con orgullo, también era realista. El apoyo de la pareja de espíritus incrementarían en grande sus oportunidades de rescatar a su maestro.

    Y además, la generosidad que ofrecían era en verdad difícil de rechazar.

    Oathkeeper: De... acuerdo - respondió al final con una rara dificultad, levantando la mirada y estrechando la mano de Stan. Cuando lo hizo, Lyn colocó sus manos sobre la de Oath.

    Lyn: Tranquilo hijo, de seguro lo encontraremos - sonrió amablemente la señora. Después de unos segundos, los tres se repusieron - Entonces, ¿cómo lo buscamos?

    Stan: Por suerte, se me ocurre una muy buena idea - dijo emocionado el Feca, comenzando a rebuscar en su fantasmal bolso por algo. Luego de unos segundos en los cuales Oath y Lyn se quedaron viéndolo, con la última soltando una pequeña risa; el esposo encontró lo que buscaba.

    Sacó la mano del bolso para mostrar un pequeño frasco que sostenía entre el dedo índice y el pulgar. El frasco era normal, hecho de vidrio y tapado con un corcho (excluyendo sus características fantasmales). El frasco contenía un líquido turquesa (el cual combinaba con el tono ya turquesa que tenía por ser etéreo) en lo absoluto espeso. Se parecía mucho al agua normal.

    Stan: Es una poción de ultravisión - dijo mientras le mostraba de frente el frasco a Oath - Cuando la tomes, afinará tus sentidos al punto que podrás ver los restos de magia en el ambiente que desprenden los crujidores al caminar - explicó, para luego dejar el frasco en manos del yopuka - Te garantizo al cien por ciento que funciona, ya la he tomado un par de veces para probarla. ¡Es uno de mis mejores trabajos! - dijo fuerte y orgulloso el alquimista, mientras volteaba con una sonrisa a su esposa.

    Ya no tenía que estar dudando más. No tenía tiempo para eso. El espadachín albino quitó el corcho que tapaba el frasco y bebió el líquido de adentro... Luego de unos segundos con los ojos cerrados, el joven abrió los ojos, y podía ver "partículas" azulosas en el aire, como si fuera algún polvo luminoso flotando.

    Oathkeeper: Lo... puedo ver... - dijo con su ronco tono el Yopuka, mientras volteaba a sus alrededores y podía ver como algunos rastros lo llevaban hacia Crujidores vivos.

    Stan: Hehe, qué te dije? - rió confiado el señor. Luego se repuso y explicó - Me imagino que por el número de crujidores que se llevaron a tu maestro, han de haber dejado un rastro mágico mucho más abundante que los otros que puedes ver - analizó con la mano en la barbilla - Vamos al campo abierto en donde estabas antes, y de ahí sigues el rastro.

    Oathkeeper: ...De acuerdo - contestó con pausa el chico, mientras seguía volteando a sus alrededores.

    Mientras comenzaba a caminar lejos del punto en donde estaban descansando, hubo un clic en la mente de Stan, y se recordó de algo - O-Oye... ¿No se supone que debería descansar cariño? - le dijo a su esposa con tono de preocupación, señalando discretamente a Oath.

    Lyn: No te preocupes - le sonrió nuevamente - Puedo continuar curándolo mientras caminamos. Pero eso si, ¡nada de correr! - advirtió al final con cierto tono de regaño.

    Stan: Haha, creo que él es el que más de acuerdo va a estar - dijo con una sonrisa mientras volteaba de reojo al chico Yopuka, que estaba un tanto alejado de la pareja - Ok... Oath correcto? Por aquí llegamos al campo, sígueme - le dijo a Oath con voz alta para que lo oyera, e hizo un gesto de la mano para que lo siguiera. Lyn comenzó a caminar detrás de él, y luego los siguió el yopuka.

    ------------------------------------------

    Luego de caminar unos minutos, llegaron al campo abierto en donde Akao y Oath habían peleado. Los restos de la pelea todavía estaban presentes.

    Oathkeeper: ..... - contempló en silencio el campo de batalla mientras que una ventisca movía su cabello. Por todas las cosas que estaban sucediendo a su alrededor, se nota que el chico estaba en su faceta fría.

    Lyn caminaba detrás de Oath, con las palmas apuntando hacia él, las cuales emitían una luz carmesí; mientras ella invocaba palabras mágicas, recuperándole las energías al Yopuka.

    Stan: Entonces? Hacia donde se fueron? - volteó hacia Oath preguntando.

    Oathkeeper: Hm... - pensó el Yopuka mientras volteaba a la dirección a la que recordó a los crujidores desaparecer entre los árboles (o más bien, estrellar). Su rostro se iluminó un poco cuando pudo ver, gracias a los efectos de la poción, un rastro de partículas azuladas mezcladas con un tono negro. En ese momento, se acordó de aquella curiosa gema negra que el Crujidor rubí oscuro tenía incrustada en la frente, la cual desprendía una luz etérea, bastante similar a la que el observaba ahora - Se fueron por allá, estoy seguro - dijo apuntando hacia el camino de árboles destrozados.

    Stan: Bueno bueno, a partir de aquí deberíamos correr. El efecto de la poción puede comenzar a agotarse, y tenemos que ubicar su ubicación antes de que eso pase - anunció el Feca, volteando hacia Lyn y Oath - ¡Vamos! - exclamó, haciendo un gesto con la cabeza para que lo siguieran, y luego comenzó a correr tras Oath por el camino de rastros mágicos.

    Al correr un rato por el sendero de árboles destrozados, llegaron a una encrucijada, que se partía en diferentes caminos.

    Lyn: ¿Hacia dónde sigue el rastro de magia? - preguntó un poco agitada la aniripsa.

    El joven Oath volteó velozmente hacia uno de los senderos, y vió que la magia oscura continuaba por ese camino - Por ahi - dijo en voz alta de una forma poco emotiva; después de lo cual continuaron corriendo por esa dirección.

    Oathkeeper: ... Tch - soltó el Yopuka, al darse cuenta que el rastro desaparecía y reaparecía cada cuantos segundos. En esto, comenzó a afincar los ojos para intentar no perder la pista del rastro oscuro.


    Luego de mucha carrera, Oath se cubrió los ojos con su mano derecha vendada, con cierto gesto de agonía. Se detuvieron cuando esto sucedió.

    Oathkeeper: ... El... efecto de la pócima se acabó - anunció el chico.

    Stan comenzó a sentir culpa al ver a Oath afligido de esa forma - Lo... lo siento, me imagino que puso cierta presión en tus ojos. Debí haberlo previsto - se disculpó el alquimista, con la mirada clavada en el suelo.

    El pequeño Yopuka se repuso y dirigió la seria mirada a Stan - Tranquilo... Terminó durando lo suficiente - dijo con una leve sonrisa, y luego volteó el cuerpo y señaló con el dedo a una cueva que estaba bloqueada por unos árboles. La visibilidad estaba reducida por la noche, asi que por eso los espíritus no la habían notado.

    Lyn: ¡Ah! ¿De verdad es ahí? - dijo con sorpresa la mujer, percatándose de la presencia de la cueva.

    Oathkeeper: Si... - respondió ligeramente mientras se frotaba los ojos con la mano - Fue lo último que alcanzé a ver antes de que los rastros desaparecieran... Estoy bastante seguro - añadió.

    Stan: Muy bien, entonces acerquémonos - dijo con decisión el Feca; y así comenzaron a caminar hacia los arbustos detrás de los cuales se encontraba la cueva.

    -------------------------------------------


    Al entrar a la cueva, se dieron cuenta de que se encontraba propiamente iluminada, gracias a unas antorchas aguantadas por unos soportes en las paredes de la cueva. Se parecía a una de esas cuevas frecuentadas por mineros.

    Stan: Bueno... Creo que podemos esperar encontrarnos algún ser no monstruo por aqui... Parece que se establecieron en esta cueva - analizó el alquimista, mientras inspeccionaba la cueva.

    Lyn: Eso explicaría aquel raro crujidor que Oath vió... Alguien lo manipuló - añadió la aniripsa, mientras pensaba, mirando hacia el techo.

    Al final de ese pasillo en donde se encontraban, había una gran piedra, que a juzgar por las fisuras raras que la rodeaban, era movediza.

    Oathkeeper: Hm... - el joven se acercó a la piedra, y tocándola con la mano pudo ver que había cierto patrón grabado en ella. Era algo como un círculo de ritual - Mi primera idea es que esto se activa con alguna clase de magia. Habrá que atravesar esto - analizó. Al finalizar, cerró en un puño la mano con la que estaba tocando la piedra, y comenzó a acumular energía de su cuerpo en él. Al cabo de unos segundos, lo liberó - Presión... - marcó con unas palabras invisibles, para luego estrellar el puño contra la roca, volviendo el detallado grabado de antes a puro escombro. Oath caminó a través de la cortina de humo que dejó el ataque y avanzó a la siguiente habitación.

    Lyn: Wow... Es increíble... - dijo asombrada la aniripsa con las manos juntas. Luego se dispuso a seguir al chico al interior de la cueva, con Stan (teniendo la misma cara de sorpresa) detrás de ellos.

    Al pasar por la cortina de humo, la cara de Oath reaccionó reflejando un sentimiento asociado con: preocupación y entusiasmo.

    Frente a él, y sobrepasando por creces su tamaño, se encontraba el Crujidor Rubí de la gema negra; el mismo que lo había dejado moribundo hace unas horas...

    Contenido patrocinado

    Re: [RP] Las Piedras Lunares

    Mensaje por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Lun 26 Jun 2017, 5:46 pm