Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook

Información.

Año: 640
Mes:
Augusto
Época:
Primavera.

~General~
Paz General. La última crisis, causada por Servant el Demonio, fué resuelta gracias al valor de esos ebrios en los que nadie creyó cuando partieron de Amakna.

~Astrub~
El acceso vuelve a estar disponible para la ciudad, y a toda persona que entre se le regala una buena cerveza, cortesía del buen Tek.
Estado actual: Reconstrucción calmada de los daños recibidos en la ciudad. Los habitantes canturrean alegremente y se ponen al día con los sucesos.

~Amakna~
Paz general.
Estado Actual: Los tiempos de cosecha se acercan por los pastizales, y a buena hora, pues las personas ansían comer un tazón de avena sin temer que un Demonio lunático les robe el Alma.

~Bonta~
Paz general. Las obras han acabado y Bonta vuelve a estar totalmente operativa.
Estado Actual: Los ciudadanos ya caminan calmadamente sus calles, y el comercio se reanuda con gran fuerza. La temporada de Jalabol comienza y los equipos se preparan para los torneos.

~Brakmar~
Reparaciones, todo habitante con brazos y piernas ilesas debe colaborar con la reconstrucción de Brakmar. Quién se niegue recibe un latigazo y un envío a los calabozos, que han quedado intactos.
Estado Actual: Las personas regresan a la ciudad tras haber sido evacuadas. Muchos admiran la hermosa decoración que el Demonio dejó en el centro. Se oye gritar al líder de las tropas Brakmarianos todos los días, sin alegría alguna.

Mejores posteadores


    [Solitario] Llegada a Bonta

    Comparte

    Agumi
    Ocra - Rango 1 - Tirador

    Mensajes : 170
    Fecha de inscripción : 05/12/2010

    Ficha
    Raza: Ocra
    Primera habilidad: Capacidad demoníaca.
    Segunda habilidad: Maestra de la alquimia

    [Solitario] Llegada a Bonta

    Mensaje por Agumi el Miér 02 Feb 2011, 4:00 am

    Spoiler:
    Mi personaje viene de "[Solitario] Taberna - Contratiempo" http://elmundodelosdoce.ultimaterpg.org/t109-solitario-taberna-contratiempo

    Le tomó varios días llegar a Bonta. Salió de Astrub esa mañana en su pavo, recorriendo el largo camino hacia su destino, parando a descansar, acampar, cazar y comer. A pesar que ese tipo de comida no era su especialidad, no había otra manera de sobrevivir.
    Finalmente, una tarde llegó a la Ciudad de Bonta, entrando por la puerta Este; caminaba junto a su pavo, a quien traía con una soga.


    -Oh! Señorita Agumi! Bienvenida sea!-le decían los guardias que allí vigilaban.
    -Hace mucho no se la veía por aquí Señorita-decía el segundo guardia-Quédese el tiempo que desee, siempre es bienvenida.
    -M-Muchas gracias. Que tengan buen día-les regaló una sonrisa mientras seguía caminando hacia dentro de la ciudad.
    -Gracias Señorita, usted también!-dijeron al unísono los guardias.

    Tras caminar unos metros más, Agumi tomó una pócima de su bolso-el cuál había parecido mágicamente- y le roció una gota a su pavo orquídeo. Acto seguido, éste se hizo pequeño; la ocra lo tomó y lo metió en su bolso.

    Nakumi interrumpió esta acción.
    Nakumi: Ya dime.. por qué tanta atención? -resonaba la voz del demonio en la cabeza de Agumi.
    Agumi: Bueno.. hace mucho tiempo me uní a Bonta y muy pocos lo saben-sonrió cálidamente para continuar caminando, pero la presencia del demonio se hizo presente como un cuerpo transparente delante de ella, como para impedirle que avanzara.
    Nakumi: A mi no me mientes, sé claramente que lo estás haciendo... Acaso te has olvidado que siento lo que tú?

    Agumi bajó la cabeza, su falsa sonrisa se había desvanecido.
    Agumi: ... Es algo que trato de olvidar...
    Nakumi: Olvidar? olvidar qué? te tratan como alguien importante! Quién querría olvidarse de algo así? Vamos! Es genial.
    Agumi: Yo -sus ojos habían sido tapados por su cabello- Es molesto que te traten como una heroína... siendo que no te sientes como una...

    Tras un breve silencio, la ocra continuó con desdén.
    -Iremos con Amayro primero.. quizá sepa algo de Dirien.

    Agumi siguió caminando en silencio, Nakumi se "desvaneció" de al lado de la ocra y se quedó callada, preocupada por lo que había dicho su compañera.

    ~Continuará~
    -----------------------------------------------
    CONTINUACIÓN
    -----------------------------------------------

    Ya en la milicia, cuando la dama atravesaba las puertas, los milicianos que allí estaban también le dieron la bienvenida.
    Entrando por un largo pasillo, pasó unas puertas y se encontró con Amayro.


    -Señorita Agumi! Qué grata sorpresa!-sonrió el anciano.
    -Buenas tardes-hizo una reverencia.
    -Dígame.. qué la trae por aquí? no la veo hace unos... 2 años verdad? Esa vez vino de visita, no? Aún lo recuerdo.-el viejo sonrió.

    Nakumi: Hace dos años... una visita? Agumi... eres una mujer mentirosa.-rió el demonio dentro de su mente.

    -C-Cierto! Que buena memoria tiene.-rió levemente-Esta vez necesito de su ayuda Señor Amayro.
    -Señor! Se lo solicita en la planta alta señor!-interrumpió un miliciano.
    -Discúlpeme señorita, como verá, estoy un poco ocupado. Pero le dejaré a uno de mis ayudantes para lo que necesite. -entonces el anciano gritó- CECILLE!!

    Una joven Yopuka de unos 20 años con gafas delicadas entró rápidamente por una de las puertas.
    -Me llamó señor?

    En ese momento el anciano le dio una serie de órdenes a la joven y se retiró, pero antes dijo:
    -Espero verla pronto señorita, que tenga buen día.

    Cecille se acercó a Agumi.

    -Mucho gusto, soy Cecille-le regaló una sonrisa-estoy para servirle.
    -Verá... estoy buscando a una persona que forma parte del ejército o algo por el estilo-se colocó la mano en la cabeza y rió levemente.-S-Su nombre es Dirien, sabe dón...
    -Ejército?-interrumpió- espéreme aquí!-salió corriendo hacia una puerta y volvió con una especie de sobres y papeles.
    -Yo misma lo organicé alfabéticamente-los ojos le brillaban a través de esas gafas.

    Nakumi: Vaya! Realmente le gusta su trabajo-opinó la voz demoníaca dentro de su mente.

    -Son informes que el mismo Amayro redactó.

    Al ver tal cantidad de información, la ocra de cabellos azules quedó sorprendida y lo único que pudo decir fue un simple "gracias".
    Buscó primero con la A, encontrando que los archivos estaban escritos con el nombre primero, después el apellido: "Agumi Manami".

    Nakumi: Un archivo tuyo. No te da curiosidad saber qué escribió ese viejo de tí?
    Agumi: M-me da pena... vinimos hasta acá a investigar a Dirien.

    Acto seguido pasó directamente a los archivos de la D.
    <<-"Dirien Demoncry", parece ser él->>pensó.


    Dirien Demoncry, 19 años, graduado en la Academia Militar siendo el segundo de su promoción.
    Se ha adiestrado en Amakna y Pandala antes de alistarse en Bonta. Historia desconocida,reservado en el tema.
    Buen soldado, estuvo al mando de un grupo de guerreros en las fronteras con Sidimonte, y logró hacer que regersaran a salvo de una emboscada en la que todos sus hombres fueron secuestrados.
    Tras la operación se le dio por muerto, pero apareció malehrido varios días después de su heroicidad.

    Respetado entre los soldados, se lleva mal con los altos cargos, como el propio Amayiro, por la diferencia de maneras de pensar, estratégica y moralmente hablando.

    Una persona independiente, aunque de rango Capitán del décimo escuadrón de exploración y espionaje, suele delegar sus obligaciones a su primer oficial y fugarse largas temporadas , siempre regersando con nueva información.
    Demasiado independiente, pero eficaz.
    Buen subordinado, honrado y valiente.

    PD: cuantas menos mujeres haya en su escuadrón, mejor papel desempeñará en el ejército.

    Nakumi: Vaya sujeto.
    Agumi: No nos ha servido de nada...-dijo con desdén-no sabemos donde encontrarlo.

    -Pudo encontrar lo que buscaba señorita?-le preguntó alegremente la Yopuka.
    -Si, muchas gracias. Lo pondré en su lugar.

    En un torpe movimiento hizo que cayeran todos los informes al suelo, desparramándose.
    -LOS INFORMES!-dijo Cecille sorprendida.
    -L-lo lamento! -entonces la ocra se arrodilló para juntarlos cuando vio "WH..." escrito en un sobre que estaba debajo de otros.

    Su corazón comenzó a latir fuertemente, su cuerpo templaba y sus manos transpiraban. Su mente solo pensaba una cosa: <<-WHARO!>>. Tomó el sobre desesperadamente con ambas manos y lo miró con detenimiento, al fin tenía una pista!

    -W...WH..."WHOLVEN KENDAL"...-pronunció desanimada con lágrimas en los ojos, realmente se había ilusionado.

    Mientras ordenaba, buscó y buscó los archivos de Wharo... pero no encontró ninguno. Acto seguido quedó congelada, sin saber qué hacer.


    -Le ocurre algo?-le preguntó Cecille algo extrañada.

    Agumi volvió a la realidad. Se secó los ojos y respondió:
    -N-No pasa nada, disculpe por asustarla-le regaló una sonrisa.-Eeh..Disculpe...
    -Si?

    Nakumi: ESTÁS LOCA? De verdad le preguntarás sobre los archivos de Wharo?

    En ese instante se percató de la barbaridad que estaba por hacer.
    -No nada-rió la ocra nerviosa.

    En la puerta de la milicia, luego de acomodar todo...

    Nakumi: Esto fue un fracaso...
    Agumi: Lo sé. No sabemos dónde encontrar a Dirien... y ahora me pregunto dónde estarán los archivos de Wharo...

    Tras unos segundos de silencio, Agumi tuvo una idea.
    Agumi: Ya se! Caminemos por Bonta, quizá vive por aquí.
    Nakumi: Y si vive en otra parte?
    Agumi: Al menos intentémoslo, ALGUIEN debe saber de él... y no quiero molestar mucho a Amayro ni a esa chica... Te parece bien?
    Nakumi: Pues... tú eres la que caminas.

    Finalmente, ambas rieron y se pusieron en marcha.
    <<-Espero que esto funcione.>>

    ~Continuará~

    -----------------------------------------------
    CONTINUACIÓN
    -----------------------------------------------

    La luna se hacía presente en el tenue cielo claroscuro de la ciudad de Bonta; el crepúsculo no tardaba en llegar a su fin.
    En la parte noroeste de la ciudad, se encontraba la mujer de cabellos azules sentada en una pila de troncos que por allí estaba.


    Agumi: Esto es más difícil de lo que pensé-dijo con desdén.
    Nakumi: Hemos estado el resto del día buscándolo y sólo obtuvimos basura.-Acto seguido, la demonio recuerda lo que Agumi había hablado con las personas con las que se encontraba por el camino.


    -Conoce donde vive el Comandante Dirien?
    -Ay, el Comandante.-dijo una joven xelor sonrojada-Recuerdo la primera vez que lo vi, estaba con unos guardias caminando por esta calle y me guiñó el ojo-le brotaban corazones mientras se movía delicadamente de un lado hacia otro.
    -------------------------------------------------------
    -El comandante Dirien?-dijo un anutrof con una pipa en la mano-ese desgraciado enamoró a todas mis hijas. Ya verá el día que lo encuentre...
    -------------------------------------------------------
    -Dirien? lo detesto! mi novia me dejó por él aunque no la aceptase. No me hablen sobre ESE!

    <<-Al parecer tratamos con un mujeriego... vaya tipo>>pensó Nakumi mientras se cruzaba de brazos, con los ojos cerrados y una gota cayéndole por la frente.

    La demonio observa que su compañera ya estaba bastante cansada, pues ese día habían caminado bastante.

    Nakumi: Sigamos mañana, este día ha sido bastante largo para tí, vayamos a la tabernas más cercana.
    Agumi: Tienes razón, comenzaremos una nueva búsqueda mañana por la mañana.

    La mañana siguiente, partieron hacia la puerta norte.

    Nakumi: Hubiera sido más productivo preguntarle a alguno de los guardias, no crees?
    Agumi: No se me ocurrió, ni me dieron la idea.
    Nakumi:...

    En la puerta, se encontraron con dos milicianos. Hablaron con uno de ellos.

    -Buenos días señor.
    -Buen día-le dijo el miliciano sonriendo.

    Nakumi: No te ha reconocido?
    Agumi: Te dije que sólo pocos me conocen.

    -Disculpe.. me gustaría saber dónde el Comandante Dirien.
    -Dirien Demoncry?!-dijo sorprendido- Ese tipo es genial! Soy su admirador!
    -Entonces... nos podría ayudar?-le regaló una sonrisa.
    -Claro claro! Tomen este mapa, allí dice como llegar. Cuando entren a su casa díganme cómo es por dentro. -decía con brillos en los ojos. Acto seguido, el mapa fue entregado a Agumi.
    -M-Muchas gracias señor, se lo agradezco-dijo y pensó<<-Al fin!>>; <<-Que sujeto más raro...>> pensó Naku.

    En cuanto caminó unos cuantos metros hacia el sur, observó que en el cielo habían dos dragones.

    Nakumi: Pero qué...?!
    Agumi: Están cerca de la torre de las órdenes. Vamos!

    Corrió un poco y los dragones se desaparecieron entre los techos.

    ~Continuará~

    -----------------------------------------------
    CONTINUACIÓN
    -----------------------------------------------

    Tras correr un largo camino hacia donde creían estaban esos majestuosos animales, vieron como una especie de barco pasar sobre ellas. Agumi corrió tras él, llegando a un lugar donde se había detenido por escasos segundos. El lugar tenía "marcas" de lucha. Cuando llegaron no había nadie.

    -Pero qué pasó aquí?-Acto seguido la ocra inspeccionó con la mirada el lugar y en el suelo vio un objeto brillante el cual tomó. -Una insignia de la milicia de Bonta...-reconoció y la leyó.-"Comandante Dirien Demoncry"... debió haber luchado.
    Nakumi: No debe de andar lejos.
    Agumi: Sí, busquemos por la zona y por los caminos que llevan a las tabernas.

    Entonces guardó la insignia y comenzó nuevamente su búsqueda a paso ligero, olvidando completamente que tenía el mapa para llegar a la casa de Dirien.

    ~Continuará~

    Spoiler:

      Fecha y hora actual: Miér 29 Mar 2017, 2:20 am