Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook

Información.

Año: 640
Mes:
Augusto
Época:
Primavera.

~General~
Paz General. La última crisis, causada por Servant el Demonio, fué resuelta gracias al valor de esos ebrios en los que nadie creyó cuando partieron de Amakna.

~Astrub~
El acceso vuelve a estar disponible para la ciudad, y a toda persona que entre se le regala una buena cerveza, cortesía del buen Tek.
Estado actual: Reconstrucción calmada de los daños recibidos en la ciudad. Los habitantes canturrean alegremente y se ponen al día con los sucesos.

~Amakna~
Paz general.
Estado Actual: Los tiempos de cosecha se acercan por los pastizales, y a buena hora, pues las personas ansían comer un tazón de avena sin temer que un Demonio lunático les robe el Alma.

~Bonta~
Paz general. Las obras han acabado y Bonta vuelve a estar totalmente operativa.
Estado Actual: Los ciudadanos ya caminan calmadamente sus calles, y el comercio se reanuda con gran fuerza. La temporada de Jalabol comienza y los equipos se preparan para los torneos.

~Brakmar~
Reparaciones, todo habitante con brazos y piernas ilesas debe colaborar con la reconstrucción de Brakmar. Quién se niegue recibe un latigazo y un envío a los calabozos, que han quedado intactos.
Estado Actual: Las personas regresan a la ciudad tras haber sido evacuadas. Muchos admiran la hermosa decoración que el Demonio dejó en el centro. Se oye gritar al líder de las tropas Brakmarianos todos los días, sin alegría alguna.

Mejores posteadores


    [Solitario] ¡La oscuridad se revela! Enfrentamiento en Forgotten Lake

    Comparte
    avatar
    Dirien
    Sacrógrito - Rango 5 - Caballero de Amakna
    Sacrógrito - Rango 5 - Caballero de Amakna

    Mensajes : 440
    Fecha de inscripción : 12/10/2010
    Edad : 26
    Localización : Desconocida.

    Ficha
    Raza: Sacrógrito
    Primera habilidad: Demoncry Mode
    Segunda habilidad: Kazeshini

    [Solitario] ¡La oscuridad se revela! Enfrentamiento en Forgotten Lake

    Mensaje por Dirien el Sáb 22 Ene 2011, 10:43 pm


    Spoiler:
    Dirien procede de: [Social]Bonta vs Team Dezhert

    Las aguas del lago habían regresado a la calma de pronto.
    Dirien sintió cómo todo a su alrededor vibraba, como si la presencia de aquel sobrenatural animal amenazase la propia existencia del lugar donde se encontraban.
    Era una extraña presión en el ambiente, que en cierto modo afectaba al sacrógrito.
    El tiempo parecía ir más lento, y le costaba más respirar.
    Cuando aquel ser sonrió, todos los músculos de Dirien se tensaron.
    Saltó hacia atrás apenas una milésima de segundo antes de que el lobo se convirtiera en un fugaz rayo de color negro que impactó contra el lugar donde se había encontrado Dirien.
    La sonrisa del lobo, ahora más amplia y pérfida, mostraba el placer de encontrar una presa difícil de cazar, que anticipaba la satisfacción de sentir sus carnes ceder ante sus colmillos.

    Dirien se planteó por un segundo la idea de plantarle cara.
    Pronto la desechó. Aquel ser le superaba en velocidad y fuerza, e incluso su presencia afectaba al lugar en el que se encontraban. ¡Ni siquiera iba armado, y sus poderes no funcionaban allí!
    El lobo se movió.
    Otra vez, Dirien saltó hacia un lado, rodando por el agua, esquivando otra supersónica embestida del animal.

    Cada vez que aterrizaba sobre el agua, el lobo oscuro creaba una onda de vapor, como si su sola presencia fuera capaz de deshacer lo que estuviese en contacto con él.
    Poco a poco el lobo fue repitiendo una y otra vez sus ataques, haciendo retroceder al sacrógrito, hasta el punto en que topó contra el muro de piedra de la torre.
    El lobo abrió las fauces y una carcajada gutural y sombría emanó de su boca.
    -¡¡Maldito animal!! ¡¿Qué quieres de mí?!-dijo mientras su cerebro se recalentaba pensando en un modo de salir de esa encerrona.
    El cánido contrajo las patas traseras y delanteras, preparado para un último salto, mientras su distorsionada risa cada vez era más y más fuerte.

    Fue entonces cuando Dirien se fijó en las estructuras colosales que se asemejaban a garras cerniéndose sobre el lago y tuvo una idea.
    Apenas le dio tiempo a volver a mirar hacia el lobo, que saltaba sobre él con las fauces abiertas y los ojos carmesíes con unas pupilas felinas dilatadas al máximo, ocupando casi todo el globo ocular.
    Dirien saltó hacia arriba, y se aferró a un saliente de la pared de la torre, construida con toscos bloques de maciza piedra caliza , formando unas paredes llenas de huecos y espacios que permitían la escalada.
    Apenas se aferró al saliente, se impulsó en la pared, dando un salto de varios metros.
    Algo sucedería. Sabía que no llegaría a las garras rocosas, que se encontraban a más de un centenar de metros, pero al menos evadiría al lobo un poco más.

    Cuando la fuerza del impulso cesó y comenzó a descender otra vez, solo se había alejado de la torre 3 metros.
    -¡¡Maldita sea, he de alcanzarla…!!
    Y como si de un conjuro se tratara, el hecho de decirlo en voz alta produjo una especie de distorsión en el aire tras él, que le impulsó con fuerza hacia delante.
    Chocó duramente contra la estructura de roca, pero se aferró como pudo del último eslabón de roca, acabado en punta, y logró escalar a pulso hasta poder ponerse de pie sobre la estructura, de dos metros de ancho.
    Miró hacia abajo. Se encontraba aproximadamente a diez metros del agua.
    Miró con sorna al lobo, sonriendo.
    Pronto la sonrisa se le borraría del rostro.
    Éste, con un rugido colérico había desplegado unas alas membranosas en su lomo, terminadas en afiladas garras como guadañas, y alzaba el vuelo en persecución de su presa.


    -No…No puedo seguir huyendo. Debo hacer algo…-dijo mientras giraba la cabeza para comprobar que tras el tramo que le ofrecía la curvatura de la estructura rocosa, no había nada más que el vacío.
    Con un bramido de guerra corrió la distancia que le separaba entre el lobo volador y él, y saltó al vacío hacia él.
    Aterrizando sobre su lomo, le agarró las alas, inmovilizándolas, y haciéndoles caer a la vez.
    Sentía que el mero contacto con él le desgarraba la piel y la propia esencia, pero sabía cómo acabar con él.

    Descendieron en picado hacia el agua.
    El lobo lanzaba dentelladas a ciegas, intentando deshacerse de su enemigo.
    A pesar de las heridas, Dirien no se rindió, y ambos se precipitaron al vacío.
    En el último instante, las aguas, como siguiendo la voluntad de Dirien, se abrieron ante él, dejando un largo túnel libre de agua, por el cual se adentraron, cayendo.
    A medida que caían se iba cerrando, viéndose ambos, bestia y hombre, perseguidos por un torrente de agua cada vez más próximo.
    Fue entonces cuando la vio.

    Una luz fue iluminando la oscuridad de las aguas. Dirien supo qué era.
    Algo en su interior le dictaba qué había de hacer.
    Extendió los brazos, liberando al lobo, quien intentó girarse en el aire, pero que pronto vio cómo sus alas chocaban contra los muros de agua del cilindro y se astillaban cual trozo de madera.
    Una sirena compuesta únicamente de luz atravesó el muro de agua, apareciendo frente a Dirien, interponiéndose entre la bestia y él.
    Ella sonreía. Él le devolvió la sonrisa.
    Ambos extendieron los brazos, y se fundieron en un abrazo.
    Durante unos segundos, el fondo del lago se iluminó, en una inmensa explosión de luz.
    Cuando el lobo recuperó el sentido de la vista, su sonrisa salvaje desapareció.
    Frente a él, Dirien empuñaba una espada de dos manos, de filo largo y blanco, cuya empuñadura tenía forma de cola de pez enroscada en el mango y el pomo, y los extremos eran los brazos extendidos del torso de una sirena crucificada.
    Con el peso de toda su existencia, atravesó el pecho del lobo, que emitió un aullido, que resonó en los tímpanos del sacrógrito casi dejándole sordo.


    [. . .]


    Un haz de luz emanó del fondo del oscuro lago. De pronto, una bola llameante salió despedida del interior del agua, aterrizando duramente contra el agua, quedando en la superficie, mientras se extinguía lentamente.
    De pronto, Dirien surgió del fondo del agua, con la respiración agitada.
    Con dificultad salió del agua, apoyando la espada en la superficie sólida del agua.
    Cuando se fijó más, vio como el aura de luz que emanaba iba disminuyendo, hasta apagarse. Tras apagarse, comenzó a diluirse con el agua sobre la que estaba apoyada y se desvaneció.
    Poco sorprendido, Dirien se puso de pie y se dirigió a la bola llameante, que poco a poco se había ido extinguiendo, convirtiéndose en una gran esfera negra.
    -Este lugar es demasiado extraño…Agua sólida, sirenas que se transforman en espadas, lobos que se convierten en enormes bolas de azabache…-dijo murmurando para sí mismo hasta llegar frente a la esfera.-Solo falta que…
    Apoyó la mano en la superficie. Estaba extremadamente fría a pesar de haber estado incendiada segundos antes, por lo que Dirien retiró la mano.
    Fue entonces cuando en el lugar donde Dirien se había apoyado, surgió una grieta.
    En cuestión de segundos, esa grieta aumentó de tamaño, recorriendo toda la esfera, dividiéndola en dos hemisferios.

    Cual cascarón, se partió en dos, proyectando un fogonazo de luz, que cegó al sacrógrito y le hizo retroceder.
    Cuando logró divisar algo, distinguió una figura humana en el interior de la cáscara.
    Era joven, de su misma edad. Un chico con los mismos rasgos que él, pero con el cabello oscuro y suelto, cayendo en cascada sobre su espalda, la piel pálida, y unos ojos azules hipnóticos. Vestía la misma ropa que Dirien, pero en tonos grises y negros.
    El joven sonrió con descaro.
    -¿Al fin nos vemos, eh?

    -¿Quien eres?-reguntó Dirien, desconcertado por la repentina aparición y por las semejanzas entre ambos.
    -No tengo nombre.-dijo seriamente, como si aquel asunto le fuese indiferente.
    -¿Cómo has...?
    -¿El lobo? Tampoco sé qué ha pasado. Siempre he vivido aquí, pero hace unos instantes apareció esa bestia y me atacó por la espalda. Solo recuerdo ver a través de sus ojos cómo combatíais. Tras matarle, pude salir de nuevo.
    -No entiendo nada...¿Vives aquí, en el Limbo?
    -Oh, no... Esto no es el Limbo. El Limbo es aquella sala blanca tan mal amueblada...Esto es Forgotten Lake. Un lugar creado por las fantasías, los sueños y las ambiciones de una persona en concreto.Tú.
    Dirien se sorprendió. ¿Cómo iba a ser eso posible?
    -No puede ser...Aquí vive otra gente! Tú...y ella...
    El chico sonrió.
    -No olvides a Ignias. No sé porqué, pero desde que has venido no ha querido asomarse por aquí, con lo plasta que és...de todos modos, todos nosotros no somos "personas".
    -¿¿Qué quieres decir??
    -Somos partes de tí. Más o menos desarrolladas. Bueno, de hacho solo lo son Ignias y Seandra.Yo no formo parte de tí.
    -¿Seandra, Ignias...? ¿¿Son partes de mí?? ¿Quieres decir...la sirena de antes...?
    -Oh, sí. Seandra es tu Esperanza y tu Voluntad. Ignias es...-de pronto se detuvo a pensarlo mejor- La verdad es que Ignias nunca me ha dicho qué sentimientos representa.
    -Entiendo...¿Y tú eres...?
    -¿Yo? No és obvio? Soy tu Opuesto. Soy un ser semejqante a tí, pero diferente en todo los aspectos de la personalidad. De hecho no debería de encontrarme aquí, sino en mi propio Mundo, que es paralelo al tuyo...Pero un día una fuerza ajena a mí me hizo desvanecer y me desperté aquí, hace ya 15 años. Ya era hora de que aparecieras, porque tenemos cuentas pendientes.
    -¿¿Cuentas pendientes?? ¡¡Si nisiquiera te conozco!!
    -Por eso mismo. Me traíste aquí y luego me encerraste...Y no pienso dejarte marchar.¡En tu lugar, seré yo quien salga al mundo exterior!

    Extendió una mano en el aire, y una gran llama negra brotó de sus manos. Fue alargándose hasta conevrtirse en una espada negra, de dos manos y de filo oscuro y opaco, que emitía una leve aura negra.

    Dirien intentó crear una espada mediante su Air Nocet, pero nada sucedió.
    El chico rió con ganas.
    -¡¡Necesitarás años de entrenamiento para adaptarte a este lugar y poder luchar en condiciones!!
    Con esas palabras, blandió su espada en el aire y saltó hacia Dirien.

    A medio salto, la velocidad del joven se incrementó, obligando a Dirien a esquivar rodando por el agua.
    El impacto de la espada negra contra el líquido creó una gran explosión de vapor, mayor aún que las del lobo.
    Antes de lograr incorporarse, Dirien sintió el frío acero en su garganta.
    -¡Ríndete! Acepta que has perdido y que podré irme de aquí!-dijo el chico, ahora de pie ante él, apuntando a la gargante de Dirien con su espada.
    -¡¡Nunca!! He de salvar a Rinoha!!

    De pronto, el agua cedió bajo Dirien, haciéndo que este cayera en un túnel de agua.
    -Maldito seas...¡¿Cómo eres capaz de controlar a voluntad este lugar?¡-bramó el joven Opuesto, tras saltar al interior del agujero con al espada apuntando hacia abajo,preparado para ensartar al sacrógrito.
    -¡¡Responde a mis ganas de salvar a Rinoha, eso es todo!!-Dirien estiró el brazo, sacándolo del agujero e introduciendolo en el agua. Cuando volvió a sacarlo, empuñaba la misma espada blanca de antes.
    -¡¡veamos si realmente necesitaré tantos años de entrenamiento aquí!!

    Chocaron las espadas.
    Las fuerzas estaban igualadas.
    Fue entonces cuando una potente corriente de agua, salida de debajo de ellos los empujó al exterior, lanzándolso varios metros por encima de la superfície.

    En el aire, seguían midiendo sus fuerzas filo contra filo, haciendo saltar chispas cada vez que uno intentaba ganar ventaja contra el otro.
    Finalmente se separaron y aterrizaron sobre el agua jadeando.
    -¡¡No pienso perder...!! ¡¡me juego demasiado aquí!!-dijo Dirien, fvolviendo a su posición de batalla inicial
    -Yo no voy a perder...!! Nunca más volveré a estar solo! No te permitiré que me abandones aquí otra vez!!

    El opuesto atacó de nuevo.
    Estvieron atacando,defendiendo y haciendo fintas, chocando las espadas, lanzando mandobles y bloqueando poderosos ataques.
    Realmente eran iguales en combate.
    Pasaron los minutos, y cuanto más tiempo pasaba, el final del combate se veía menos claro.

    Tras unos instantes se separaron.
    -¡¡Dejame marchar!! ¡Te prometo que vendré más a menudo!-dijo Dirien, notablemente cansado
    -¡¡Eso ya no me sirve!! La compañía no es suficiente...¡Quiero ver mundo! Quiero ver el mundo exterior!! ¡¡Y solo podré hacerlo si tú te quedas aquí!¡
    -con esas palabras, el joven dio un poderosísimo salto, aterrizando sobre una de las formaciones rocosas en forma de roca, mientras alzaba la espada, apuntando al cielo nocturno.
    -¡¿Qué planeas...?!
    -terminaré esto de una vez...No puedo perder más tiempo, o Ignias llegará.-de pronto, el aura de su espada oscura se incrementó, y pequeños relámpagos oscuros comenzaron a recorrer el filo.- Melancolía.
    Con esa última palabra hizo descender la espada, apuntando a Dirien.
    En la punta de la espada comenzaron a concentrarse todos los relámpagos, y el aura se concentró, tomando la forma de una esfera del tamaño de un jalató.

    Fue entonces cuando la disparó.
    La esfera de energía oscura se volvió un poderoso láser, que dio de lleno al sacrógrito, atravesándole el pecho de lado a lado.
    Cuando impactó contra el agua, se volvió una poderosa explosión en forma de cúpula, que sumió en la oscuridad a todo Forgotten Lake.

    Desde lejos, el Opuesto observaba la destrucción que había causado.
    -La Libertad es la Libertad...lo siento.
    Lentamente las llamas negras que consumían toda la superficie del agua y la torre comenzaron a extinguirse.
    Para sorpresa del Opuesto, cuando las llamas se retiraron, una esfera carmesí se mantenía en el centro del lago, con dos ocupantes en su interior.
    El primero era un Dirien exhausto, que necesitaba apoyarse en su espada para mantenerse en pie, y el segundo era un hombre de unos 45 años,moreno, con el rostro curtido por una vida dura y llena de batallas, de cabellos rojos como la sangre y a la altura de los hombros. Una barba de varios días poblando su rostro, y de ojos castaños.
    Vestía una gabardina naranja, y ropas blancas. Tenía una mano alzada en dirección a Nydeon, manteniendo el escudo.
    Cuando las llamas cesaron, el escudo se desvaneció.
    -¡¡Ignias, otra vez tú!!-dijo Nydeon, molesto por la interrupción.
    -¿Quién te ha dado derecho a atacar a nuestro creador?-dijo el hombre, dirigiendo un rápido vistazo a Dirien- Aunque tal vez no sea gran cosa, debemos ayudarle y protegerle.
    -¡¿Pero tú le estás viendo?! ¡¡Es un mequetrefe!! Sabes tan bien como yo que lo mejor que podemos hacer es que yo tome las riendas. Tal vez así no le mataran antes.
    -Yo…solo intento…salvar a Rinoha…-murmuró Dirien
    -No te preocupes, chico. Si has sido capaz de ganarte la confianza de Seandra y vencer a Tenebrae es que tienes madera. Aunque tal vez eres un tanto impulsivo…-dijo haciendo referencia a la nota que le había dejado como advertencia y que el sacrógrito había ignorado.
    -¿Y qué propones, genio? ¿Qué compartamos poder? No me hagas reír.-dijo con sorna el Opuesto
    Ignias sonrió.
    -No será mala idea. Os podéis turnar el control de vuestro cuerpo, por tal de cooperar y salir de situaciones en las que uno de vosotros fracasaría, pero que el otro podría resolver. Seríais un equipo.
    -¡Ni hablar…! Este tío está loco…No pienso compartir mi cuerpo!-murmuró Dirien
    -Oh…lo lamento, “alteza”…No se admiten discusiones!!-antes de dar tiempo a una réplica, chasqueó los dedos y todo se oscureció.

    Dirien despertó en el suelo de la sala blanca, con un gran dolor de cabeza.
    A su lado, el chico de cabellos negros se incorporaba con dificultad.
    Ambos se miraron con desaprobación unos instantes. Luego, Dirien le tendió la mano.
    -Ya que vamos a trabajar juntos…presentémonos como hace falta. Soy Dirien.
    El chico le tomó la mano, algo desconcertado.
    -Y yo soy…eh…Llámame Nydeon.
    -Antes dijiste que no tenías nombre…¿Qué significa Nydeon?
    -Significa pesadilla en mi lengua de origen. Espero que no me des muchos problemas…Y ahora lárgate, percibo problemas.



    Spoiler:


    Última edición por Ignias el Dom 23 Ene 2011, 4:08 pm, editado 3 veces

      Fecha y hora actual: Vie 26 Mayo 2017, 2:37 am